Varios servicios de Jarrio, en precario por la falta de médicos

La Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública denuncia problemas en urología, oftalmología, anatomía patológica y nefrología

DAVID SUÁREZ FUENTE JARRIO.

La Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública del noroccidente de Asturias criticó que el documento marco integral de actuaciones del Área Sanitaria I, elaborado por la Consejería de Sanidad, «está confeccionado bajo un punto de vista estructural y no epidemiológico», aseguró el doctor Juan Antonio Salcedo, portavoz del colectivo.

La escasez de profesionales en el Hospital de Jarrio es uno de los principales problemas que preocupa a la ciudadanía y que critica la plataforma, cuyos responsables indicaron que en servicios como urología, oftalmología, rehabilitación o anatomía patológica «están en precario, con pérdidas de profesionales que no se han repuesto», señaló Salcedo. En la actualidad, el servicio de dermatología cuenta con un solo profesional, que trabaja «por la mañana y por las tardes, con el fin de reducir la lista de espera». Por su parte, cardiología dispone de dos profesionales, «solo uno a tiempo completo», detalló Salcedo quien recordó que en nefrología no se ha cubierto la plaza y los pacientes son derivados al Hospital San Agustín de Avilés. Asimismo, en radiología y urgencias están echando mano de profesionales ajenos al hospital para cubrir turnos de trabajo, apuntó. Problemas de falta de personal, que también persisten en los centros de salud, donde la falta de suplentes «rompe la continuidad de la atención por un único profesional», lo que a juicio de la plataforma «mantiene la precariedad laboral». Ante esta situación, el portavoz de la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública, criticó que «la única medida adoptada por la administración regional ha sido derivar pacientes a otros centros».

Más demoras

El doctor Salcedo no comparte la opinión sobre falta de profesionales: «hay médicos a nivel estatal, otra cuestión es su distribución y las condiciones de contratación, ya que alrededor dos mil facultativos solicitan cada año certificación para marchar fuera de España». El colectivo denunció, por su parte, que las listas de espera quirúrgica «se ha visto incrementada», comparando los datos de octubre de este mismo año con los de 2017. Hace un año, los pacientes pendientes de intervención eran 511 frente a los 543 del pasado octubre. La demora media quirúrgica también se incrementó de 59 67 días en el periodo citado.

Para acudir al especialista, los pacientes del occidente esperan 69 días, algo menos si se los compara con los 73 días de hace un año. La Plataforma ha solicitado datos relacionados con el número de personas previamente citadas a las cuales se les anula la cita y se las vuelve a citar añadiendo otra demora.

Para Salcedo, las derivaciones de pacientes de Jarrio a Avilés no es una buena solución para los pacientes, cuyos resultados tardan más en conocer. En Nefrología, aunque existe «una colaboración fluida y eficaz», hay problemas en la hospitalización de pacientes con nefropatías, abundó. Del mismo modo, según la plataforma, la derivación de pacientes «ofrece problemas», ya que «no está claro a donde enviar a los enfermos, si al San Agustín, en Avilés, o al HUCA», en Oviedo, señaló.

Este colectivo, que defiende la sanidad en el noroccidente, también puso en duda la nueva adjudicación del servicio de limpieza del Hospital de Jarrio, ya que «el personal encargado ha tenido que asumir nuevas tareas ajenas a las suyas», por lo que según Salcedo existe «una merma en los puestos de trabajo». A su vez, cuestionaron el protocolo de destrucción de papeles: «desconocemos si guarda o no las normas adecuadas de confidencialidad», y se quejaron de «la merma del efectivos en las áreas archivo y lencería».

La plataforma valoró positivamente la puesta en marcha de la UVI móvil, así como el buen desarrollo del código ictus.

 

Fotos

Vídeos