Vecinos de Navia piden al Ayuntamiento que acabe con el ruido nocturno en el centro

El Defensor del Pueblo remitió al Consistorio naviego un documento en el que dice que éste «beneficia a quien ha incumplido la normativa»

DAVID SUÁREZ FUENTE NAVIA.

Los vecinos de la zona antigua de Navia siguen reclamando que el Ayuntamiento adopte medidas correctoras para acabar con el ruido nocturno que provocan los establecimientos hosteleros de la zona. «Existe una dejación de funciones por parte del Ayuntamiento», asegura Jorge Rubio, uno de los vecinos afectados que ha denunciado en varias ocasiones esta situación. Además, se queja de las micciones en la calle, así como de los vómitos y el botellón en el que «participan menores».

Los residentes de la zona ya dieron a viso en varias ocasiones a la Benemérita para frenar el ruido de los bares, «pero no pueden actuar porque no es su competencia», explica Rubio, quien asegura que ya se han instruido diligencias. Una situación que vienen padeciendo «desde hace años», lamentan. No solo se trata de problemas acústicos, sino que también ponen el foco en las pelead, roturas de botellas y vidrios e incluso pintadas en inmuebles y espacios públicos.

En su reclamación demandan que el Ayuntamiento debe revisar las licencias, ya que, insisten, «no se cumplen». Dos establecimientos no cuentan con la licencia de pub y cierran cuando quieren», señala Rubio. Para acabar con esta problemática presentaron 150 firmas en el Ayuntamiento y escribieron al Defensor del Pueblo, que el pasado marzo remitió al Ayuntamiento de Navia un documento en el que deja claro, que las actuaciones llevadas a cabo por la Administración «benefician a quien ha incumplido la normativa en detrimento de quien está padeciendo los perjuicios» e instan al Consistorio a la suspensión de la licencia de aquellos negocios que estén incumpliendo la norma.

«Es insostenible»

Los vecinos creen que debería implantarse el servicio nocturno de Policía Local para que vigile esta situación de contaminación acústica, que «es insostenible». «El Ayuntamiento no hace nada por miedo a perder los votos de los hosteleros», apunta Rubio. Aunque la Guardia Civil se personó en varias ocasiones en la zona, cree que no se implican los suficiente porque «no es de su competencia», recuerda este vecino que sufre «cada fin de semana el problema de los ruidos».