La vida vence a la muerte en el bandeo de pendones de Piantón

Bandeo de pendones en Piantón/
Bandeo de pendones en Piantón

Isaac de la Torre bandeó por primera vez en el que fue pueblo de su abuelo frente a José Ramón Iglesias quien lleva bandeando más de 38 años

DAVID SUÁREZ FUENTE

La plaza empedrada de Piantón acoge cada Domingo de Pascua una de las celebraciones más antiguas de la comarca. Es el bandeo de pendones. Uno blanco, otro negro. Su baile, fue orquestado este medio día por José Ramón Iglesias quien durante 38 años porteó estas banderas, «empecé cuando tenía veinte años, tomando el relevo de mi hermano y mi padre». Todo un experto en el bandeo de pendones, que sirvió al primerizo Isaac de la Torre, de punto de referencia para dar vuelo a estas banderas, en su caso la negra, que fue vencida por la bandera blanca que representa a la vida, que triunfó sobre la muerte, cediendo a luz. Un movimiento que «es más maña que fuerza», reconocía de la Torre, quien se mostraba nervioso ante su primera actuación en el que fue el pueblo de su abuelo.

Finalizada la lucha, con los pendones rendidos, el párroco, Miguel Flórez, mostró la Custodia a los congregados y dio paso a la última parte de la celebración: la retirada del manto negro que cubría a la Virgen. El encargado de hacerlo fue el castropolense de cinco años, Andrés Martínez Pérez, quien elevado sobre un columpio, se mostró orgullos de interpretar al Ángel, gritando por tres veces tras descubrir a la Virgen, «aleluya, aleluya, aleluya», que junto a la suelta de palomas blancas, escenificó la celebración de la resurrección acompañado por el repicar de las campanas de la iglesia.

De este modo la Virgen María traspasó el arco de flores ubicado en medio de la plaza y los cuatro porteadores, Miguel Ángel González, Tino Peláez, Tino Fernández y Ramón Marcos realizaron tres venias al Santísimo, y se inició la procesión sin que la imagen se diese la vuelta sin quitar la mirada a la Custodia, que procesionó de las manos del párroco bajo el palio. Lo hizo seguido de 3 surdos y una caja de la agrupación A Folixa que por segundo año consecutivo se encargaron de poner el tono musical a la procesión y de centenares de vecinos y visitantes que no quisieron perderse esta particular marcha. Una procesión en la que participaron una decena de niños, «hay más que otros años», dijo Lourdes Fernández, una de las encargadas de la organización de la Semana Santa de Piantón. Por su parte, Esteban Monteserín Martínez, recordó que la puesta en marcha de la cofradía «tan solo esta pendiente del visto bueno del Obispado», por lo que esperan que la próxima Semana Santa se organice bajo la nueva hermandad.