La villa de los 138 modelos de farolas

José Luis Trabanco en el parque de Grado, cuyas luminarias serás sustituidas. / MARIO ROJAS
José Luis Trabanco en el parque de Grado, cuyas luminarias serás sustituidas. / MARIO ROJAS

El Ayuntamiento de Grado invertirá casi 900.000 euros de los fondos Feder en cambiar casi todas sus luminarias y reducir el número de diseños a ocho

SANDRA S. FERRERÍA

Las calles de Grado albergan en sus aceras un total de 138 tipos distintos de luminarias, en 1.547 farolas. Todo un récord en la región. Sin embargo, la variedad de farolas, más allá de la anécdota, tiene su parte negativa, y es que ha supuesto al consistorio numerosos problemas de mantenimiento, debido a la necesidad de contar con distintos modelos para cada vez que una se averiaba o cuando una bombilla se fundía.

Por ello, el Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Grado aprobó el pasado 27 de febrero cambiar un total de 1.500 farolas, de las 1.547 que tiene la villa, y adaptarlas así a la tecnología LED, ya que las restantes, sitas algunas en el Casco Histórico de la Villa, como las de la calle Manuel Pedregal, ya cuentan con tecnología de bajo consumo.

El proyecto asciende a un total de 899.083,52 euros, de los cuales el 20% lo pagará el Ayuntamiento (179.816 euros) y el resto será financiado mediante el fondo europeo de desarrollo regional (Feder). Una subvención incluida en un programa de ayudas a iniciativas singulares de entidades locales que favorezcan el paso a una economía baja en carbono.

«La renovación del alumbrado supondrá un ahorro anual en la factura de la electricidad de 128.000 euros para el Ayuntamiento», apuntó José Luis Trabanco, alcalde de Grado, con lo que «en poco más de un año» la inversión del consistorio moscón estaría amortizada, según sus propios cálculos.

Además, el alcalde asegura que se contratará a fabricantes de primer nivel, que «lógicamente tendrán que cumplir los requisitos técnicos de alumbrado exterior». Según explicó únicamente se cambiarán las luminarias, mientras que el pie se mantendrá en aquellos casos en los que se pueda aprovechar.

La iniciativa de sustituir las tradicionales farolas por la tecnología LED surgió ante la necesidad de optimizar la eficiencia del ahorro energético del alumbrado en la villa, y así adaptarlo a la normativa actual, relativa al ahorro energético.

Con más de 20 años de antigüedad en algunos casos, los 138 modelos existentes en la actualidad se reducirán a solo ocho, algo que facilitará las labores de mantenimiento, y se ahorrará en las inspecciones periódicas que deben pasar las instalaciones eléctricas.

Además, la medida acordada por el Pleno del Ayuntamiento de Grado, servirá para renovar el estado de algunas farolas que se encuentran deterioradas por el paso de los años.

La obra afectará a toda la villa, incluida La Cardosa, el Cementerio, El Mercado de Ganado y el Parque Fluvial.

Una vez completado el cambio en la localidad, la idea es afrontar el resto de núcleos rurales y de esta forma completar una de las actuaciones más importantes realizadas en el concejo moscón en los últimos tiempos.

Según José Luis Trabanco, el proyecto arrancará como mucho en dos meses, y cuenta con un plazo de ejecución de otros cinco, por lo que, antes del próximo invierno, Grado podrá estrenar luminarias. «Va a ser una realidad próximamente», celebra Trabanco.

Adaptarse a la tecnología LED y contribuir con el medioambiente es algo que preocupa a los municipios asturianos, entre otras cosas para conseguir así una rebaja en la factura eléctrica. De hecho, Grado no ha sido el único concejo que ha anunciado en las últimas semanas una medida de esta índole. Así, también se sustituirán las tradicionales farolas en Peñamellera Baja; en Langreo, donde el cambio afectará a 1.830 puntos de luz de los 2.288 existentes; en Allande, donde se instalarán 1.001, o en Oviedo, donde el Ayuntamiento ya ha adjudicado el contrato para renovar un total de 3.500 farolas.