6.415 personas se presentan a la oposición de auxiliar de enfermería

Exterior del recinto ferial Luis Adaro donde se celebra la prueba/CAROLINA SANTOS
Exterior del recinto ferial Luis Adaro donde se celebra la prueba / CAROLINA SANTOS

«El único inconveniente de esta prueba es la edad, la mayoría de los aspirantes tienen más de 58 años», lamenta el sindicato regional | Los aspirantes a las oposiciones optan a una de las 799 plazas convocadas

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

El sistema de acreditación previa ha simplificado los accesos y apenas se ven colas en la entrada a los recintos, donde sí son patentes los nervios de los 6.415 candidatos, el 65 por ciento de los 9.866 inscritos. Algunos, como Pilar Granda Alonso, de Langreo, llevan allí desde primera hora de la mañana, cuando los buses fletados por los sindicatos se desplazaron a Gijón. Granda Alonso lleva 21 años trabajando en el Servicio de Salud del Principado y actualmente es auxiliar de enfermería en Hematología del Hospital Central de Asturias. A sus 52 años, reconoce que no ha podido estudiar mucho porque «cuesta mucho más que a los 23», pero confía en consolidar su plaza. Tiene 39 puntos y espera «tener suerte y pasar el corte», aunque se confiesa «muy nerviosa».

Fue una de los más de 600 alumnos que con el Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE) prepararon las catorce preguntas de legislación que entrarán en el examen y las cincuenta cuestiones relacionadas con el servicio, que podrán versar sobre el aseo, instrumental, quirófano, infecciones o aspectos relativos a la UVI. «El contenido es muy amplio», reconoce.

Noticias relacionadas

Marisa Montañés, secretaria autonómica del sindicato, asegura que la mañana está discurriendo «con normalidad» y sin apenas incidencias, aunque ha habido una decena de personas que por errores en el pago de las tasas de inscripción no podrán finalmente presentarse a la OPE. «Dentro, la gente está animada y muchos han estudiado mucho», diagnóstica. «El único inconveniente de esta oposición es la edad: la mayoría de los aspirantes son mayores de 58 años». ¿El motivo? Esta es la primera prueba convocada desde 2003, cuando tuvo lugar la extraordinaria del Insalud. «Somos muy mayores, muchos vienen con una puntuación altísima y otros no se presentan por arriesgar sino únicamente para ver el examen».

Es el caso de la ovetense Laura Cabrejas, de 24 años, quien está «muy tranquila porque no me juego nada, sé que no voy a conseguir plaza». «Los jóvenes no tenemos posibilidad de entrar, yo me presento porque en el último BOE salió publicado que las OPE van a empezar a puntuar y así quizá consigo algún punto más. Además, dado que no sé cuándo podrán ser las siguientes, así veo cómo es el examen». Explica que tiene apenas 2 puntos frente a los 30 de su madre, que también hará la prueba esta mañana. «Es esa gente la que va a conseguir plaza, son quienes lo merecen después de tantos años trabajando», opina.

Temas

Sespa