Oposición y sindicatos avisan a Fomento: «Las cercanías no pueden esperar ni un día más»

Tren de cercanías que cubre la ruta Oviedo-San Esteban de Pravia, línea que ha perdido un 38% de su pasaje desde 2008. / ÁLEX PIÑA
Tren de cercanías que cubre la ruta Oviedo-San Esteban de Pravia, línea que ha perdido un 38% de su pasaje desde 2008. / ÁLEX PIÑA

Temen que el ministerio retrase los 600 millones anunciados por De la Serna en un programa que, recuerdan, «se pactó con el Principado

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

El pasado mes de diciembre el entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, presentó el Plan de Cercanías para Asturias 2017-2025. Dijo que el estado de la red era calamitoso, con túneles y trincheras poco estables, y trenes que habían vencido su vida útil. Modernizarlo todo exigiría unos 600 millones. El jueves su sucesor, José Luis Ábalos, recogió el testigo de éste y de los planes de cercanías de Cataluña, Madrid, País Vasco y Cantabria, concretando su propósito: «Creemos que hay que seguir avanzando en esa línea, pero dando un carácter de unidad a los mismos e integrándolos, por lo que desarrollaremos un plan nacional de cercanías en colaboración con todas las administraciones». El anuncio ha soliviantado a los partidos en la oposición, a los sindicatos UGT, CC OO y al colectivo Asturias al Tren. El mensaje unánime es que las cercanías asturianas «no pueden esperar ni un solo día más» e instan al Principado a que mueva ficha ante un ministro de su mismo color político para blindar los 600 millones.

El sector del transporte de UGT es de los más vehementes. «El plan estaba perfectamente cuantificado, incluía un cronograma, el compromiso de venir cada seis meses para detallar los avances y las obras se acordaron con el Principado; esto de los planes globales ya lo conocemos, siempre que se hacen se olvidan de nosotros y la red no aguanta ni un día más», clama Luis Blanco Junquera. En CC OO Juan Carlos Lora concede que un nuevo gobierno «debe disponer de tiempo para revisar las cosas» pero avisa: «No vamos a esperar más allá de septiembre porque la situación de la red y del personal no da para más».

El plan de 600 millones se hizo «después de que lo exigiera toda la izquierda y ahora a lo que asistimos con desesperación es a que Asturias se ha convertido en una moneda de cambio para que Pedro Sánchez alcance el gobierno», afea Luis Venta en nombre del PP. «No era un libro blanco, estaba todo concretado y pactado, y ahora lo que vemos es que quedamos apartados de nuevo», recrimina.

«Exigimos al ministro y al PSOE una mejora de la financiación y la modernización de las cercanías», afirma Tania González, eurodiputada de Podemos. El partido insiste en que «el servicio se está deteriorando y perdiendo pasajeros» y además de mejoras en la infraestructura «los sindicatos reclaman más maquinistas y personal para evitar retrasos, que en Feve son muy frecuentes».

«El nuevo Gobierno no puede hacer papel mojado el plan de cercanías, que no era una reclamación del PSOE, lo era de la Alianza por las Infraestructuras», recuerda Ovidio Zapico, de IU. El diputado evoca así el pacto alcanzado por el Gobierno regional con 20 partidos y colectivos, firmado en marzo de 2017, y que entre las urgencias reconocía la de trazar un plan de cercanías «de Asturias» que debería «estar elaborado en 2018». Zapico indica que «es cierto que el PP no se comprometía con inversiones, pero eso no puede dar al PSOE argumentos para demorarlas por más tiempo».

El plan de cercanías resultante «tenía tres coautores. Uno, el ministro, que ya ha hablando, pero falta que lo hagan los otros dos: el Principado y la actual presidenta de Adif», apunta Isidro Martínez Oblanca, diputado nacional de Foro. Según sus cálculos, el presupuesto de este año incrementó un 57% la asignación a las cercanías «y el anuncio de Ábalos suena a pretexto para dilatar las inversiones».

«Asturias no necesita más planes, sino realidades», tercia Ignacio Prendes, diputado nacional de Ciudadanos. «No podemos esperar a que el Gobierno interino de Pedro Sánchez se haga con los mandos, porque las infraestructuras de Asturias acumulan importantes retrasos y un caso claro es el alarmante grado de deterioro de las cercanías», agrega.

Lo notan a diario en el colectivo Asturias al Tren, que observa en el anuncio ministerial «un globo sonda para no hacer nada; el núcleo de Asturias es el más castigado y que más pasajeros pierde por lo que el plan no puede quedar supeditado a otras regiones». Su portavoz, Carlos García insta a «invertir y reformar para recuperar pasajeros o esto se pierde».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos