Educación afirma que «no hubo incidentes importantes» en la oposición a docente

Concepción Paredes, directora del Archivo Histórico; Dolores Guerra, jefa del servicio de Inspección Educativa; y Genaro Alonso. / LORENZANA
Concepción Paredes, directora del Archivo Histórico; Dolores Guerra, jefa del servicio de Inspección Educativa; y Genaro Alonso. / LORENZANA

Genaro Alonso destaca el desarrollo de la prueba a pesar del «abundante número de aspirantes»

SANDRA S. FERRERÍAOVIEDO.

«Muy positiva». Así calificó ayer el consejero de Educación en funciones la organización de las oposiciones docentes, cuya primera prueba se celebró el pasado sábado con 5.071 aspirantes para 781 plazas de distintas especialidades. Así, Genaro Alonso incidió en el buen funcionamiento de la novedad de esta convocatoria, que consistió en que los opositores pueden acceder por vía telemática a través de Educastur, a información relativa a la convocatoria o a la fecha en la que tienen que acudir ante el tribunal a leer su examen. «Dado que no ha habido incidencias reseñables importantes y todo ha funcionado, parece que de un modo razonable y bien, pues el balance es muy positivo», indicó.

El consejero en funciones recalcó que desde Educación se puso «mucho empeño» en la planificación del procedimiento selectivo del cuerpo de docentes «a tener de lo que preveíamos, un número abundante de aspirantes», así como de especialidades y de tribunales.

Ayer continuó el proceso selectivo con la fase de lectura de los exámenes en las distintas sedes. Posteriormente, los opositores tendrán que entregar y defender la programación junto con la exposición de una unidad didáctica.

Archivo Histórico

El consejero en funciones realizó estas declaraciones durante su participación en el depósito de los fondos del Servicio de Inspección Educativa en el Archivo Histórico de Asturias. La consejería entregó más de 2.000 cajas «que abarcan más de un siglo de información académica» relativa «a todo el entramado educativo», desde colegios hasta alumnos pasando por profesores.

Así, el objetivo de la Consejería de Educación es custodiar y poner a disposición de los investigadores «documentos que de otra manera se perderían».