Honores para dos estrellas

Nacho Manzano y José Antonio Campoviejo junto al monumento que ha hecho en su honor el artista parragués Agustín Aramburu. /
Nacho Manzano y José Antonio Campoviejo junto al monumento que ha hecho en su honor el artista parragués Agustín Aramburu.

La entrega de los pergaminos se realizó en un salón abarrotado y las ovaciones que recibieron ambos fueron sonoras y parecían interminables

GUILLERMO FERNÁNDEZ ARRIONDAS.

En un acto solemne y público, el Ayuntamiento de Parres procedía en la tarde de ayer a la entrega de los títulos de Hijo Predilecto e Hijo Adoptivo de Parres a los cocineros José Ignacio Manzano Sánchez 'Nacho Manzano' y José Antonio Campoviejo, respectivamente. Es la primera vez en su historia que el Ayuntamiento parragués otorga este tipo de distinciones. La entrega de los pergaminos acreditativos se hizo en un amplio salón abarrotado por familiares y amigos de las dos cocineros, y las ovaciones que ambos recibieron fueron sonoras y parecían interminables.

El acto estuvo presidido por José Balmori, director general de Administración Local, que ostentaba la representación del Principado, y por el alcalde de Parres, Marcos Gutiérrez Escandón. La primera intervención correspondió a Emilio García Longo, teniente de alcalde de Parres, quien realizó una pormenorizada explicación del reglamento regulador de las distinciones, ceremonial y protocolario del Ayuntamiento de Parres, porque al ser la primera vez que se concedían los dos nombramientos el Consistorio consideró necesario «explicar con suma claridad los conceptos de adoptivo y predilecto».

De desarrollar el acto y glosar los méritos de las dos personas ayer distinguidas, se encargó Francisco Rozada, cronista oficial de Parres, quien adelantó que «no hay momento más importante en la vida de un ciudadano que aquél en el cual está siendo proclamado Hijo Predilecto o Adoptivo». A continuación comentó que «resulta evidente que los parragueses han apreciado en vosotros virtudes objetivas de honradez, esfuerzo, laboriosidad, disposición y entusiasmo que ponéis en vuestro trabajo».

Entre el numeroso público se encontraban presentes Marcial Manzano y Olga Sánchez, padres de Nacho Manzano, y Rosa Viejo, viuda de Antonio Campo 'El Maño' y madre de José Antonio Campoviejo, quien juntó los apellidos de sus progenitores para su andadura profesional. Los tres aseguraron que se sentían «orgullosos» de la trayectoria profesional y humana de sus hijos.

Al recibir el pergamino de Hijo Adoptivo, José Antonio Campoviejo se declaró «el hombre más feliz del mundo» y matizó que «no hay vocablos en el diccionario para describir la emoción por haberme acogido como un parragués más». Y, visiblemente emocionado, recordó que «no olvidaré nunca cómo nos tratasteis, sobre todo a mi hija Carlota, que hoy se siente orgullosa de que su padre sea un hijo más del concejo de Parres».

Por su parte, Nacho Manzano aseguró estar viviendo «un día especial, para mí y para mí familia». Explicó que su sueño de siempre fue el de «ser cocinero y trabajar en La Salgar». Y por esa línea argumentó que «tuve ofertas para cocinar en otros lugares, que no acepté, porque Parres es un referente para mí».