350 reses de 35 ganaderías acuden al Concurso de Parres

Manuel Traviesa y su hija Carlota junto a 'Guindina', la vaca gran campeona en el segmento de la raza Asturiana de Montaña. /
Manuel Traviesa y su hija Carlota junto a 'Guindina', la vaca gran campeona en el segmento de la raza Asturiana de Montaña.

La vaca 'Dakota' del cangués Hermenegildo Cueto, fue la campeona de valles y 'Míster', del parragués Víctor Castaño, ganó en sementales

GUILLERMO FERNÁNDEZ ARRIONDAS.

La finca de La Noceda, ubicada en el corazón de Arriondas, a orillas del río Sella, acogió en la mañana de ayer el LXXI Concurso Exposición de Ganados del Oriente de Asturias. A los amarres del recinto llegaron 350 reses de las razas frisona, parda alpina, asturiana de montaña y asturiana de los valles. Las reses procedían de 35 ganaderías de los concejos de Gozón, Illas, Siero, Llanera, Nava, Piloña, Parres, Cangas de Onís, Colunga, Ribadesella, Ribadedeva, Llanes y Villaviciosa. El certamen estaba patrocinado y organizado por el Ayuntamiento de Parres, con una inversión de 18.000 euros: 10.000 destinados a premios; 5.000 para subvencionar el transporte y 3.000 para seguros, cartelería, gastos de los jueces y una espicha comunitaria.

Las vacas de montaña fueron las primeras reses en ser juzgadas y de ello se encargó el peñamellerano Manuel Torre Corao, vecino de Narganes. Concedió el galardón de mejor vaca a un ejemplar de nombre 'Guindina', propiedad del cangués Manuel Traviesa. El premio al mejor semental fue para 'Espinaréu', del llanisco Miguel Peláez, de Piedra, que también se llevó el galardón al mejor lote y el triunfo en cinco secciones diferentes.

Para juzgar a las asturianas de los valles se encontraba en Arriondas José Herminio Suárez, llegado desde Llanera. Entre las reses de configuración normal concedió el primer premio a la vaca 'Mentirosa', de Diamantina Cueli, de Villaviciosa. Y proclamó como mejor semental a 'Nerón', propiedad de María Josefa González, de Illas. El premio al mejor lote fue para el presentado por María Amparo Mahojo Álvarez, de Nava. Y entre las reses de valles de doble grupa proclamó como vaca gran campeona a 'Dakota', del cangués Hermenegildo Cueto, mientras que el galardón al mejor semental era para 'Míster', un lustroso toro propiedad del ganadero parragués Víctor Castaño, vecino de Granda.

Para calificar las vacas frisonas y las pardas alpinas se presentó en la capital parraguesa Gonzalo Gómez Ántón, llegado desde Tineo. En el segmento de las pardas otorgó el galardón de vaca gran campeona a 'Linda', de José Agustín González Lafuente, de Nava, y proclamó a 'Morty', del cangués José Luis Llano Traviesa, como mejor semental. El premio al mejor lote se lo llevó la estabulación de la sierense Ludivina Palacio.

En la línea frisona la mejor vaca fue 'Lomax-143', propiedad de la ganadería llanisca La Prutunal y el premio al mejor semental se lo adjudicaba 'Bork', de la estabulación naveta gestionada por José Agustín González Lafuente.