La familia Azcoitia cede a La Casa del Tiempo de Infiesto un cuco del año 1867

Representantes de la familia Azcoitia junto a Pedro Suárez. /
Representantes de la familia Azcoitia junto a Pedro Suárez.

El reloj, que ha tenido que ser restaurado para su exposición, está hecho en bronce y madera y fue adquirido en la Exposición Universal de París

P. MARTÍNEZ INFIESTO.

Desde el día de ayer La Casa del Tiempo de Infiesto cuenta con una nueva pieza única. La original incorporación es un reloj de cuco policromado a mano y hecho en bronce y madera que ha sido cedido temporalmente por la familia Azcoitia. Aunque el museo piloñés cuenta con relojes autómatas en su colección «ninguno presenta unas características similares a este, es una pieza muy rara y difícil de conseguir».

Debido a su antigüedad ha tenido que ser restaurada para su puesta a punto antes de exponerla ante el público. Como explica Pedro Suárez, director de La Casa del Tiempo, «el proceso ha sido más complicado de lo que pensábamos, se trata de una pieza única y cada detalle es importante». Este reloj de cuco está compuesto por una amplia jaula donde se encuentra una familia de pájaros, cuyas plumas son naturales, que pían gracias a un sistema interno de fuelles similar al de un órgano. Está dotado por un sistema de cuerda que una vez accionado hace que el espectáculo musical dure cerca de cuatro minutos.

Sus orígenes se remontan a 1867, año en que Ignacio Díaz lo adquirió durante la Exposición Universal de París. Desde entonces la pieza entró a formar parte del patrimonio familiar y por primera vez se expone ante el público. «Estas piezas solían fabricarse por encargo» afirma Suárez, «aunque la pieza que presentamos se hiciera para la Exposición Universal de París». El valor de este reloj centenario es incalculable, «en aquella época ya tuvo que costar una fortuna, este tipo de piezas eran una forma de demostrar el poder adquisitivo de alguien». De momento, el reloj se podrá ver en el museo La Casa del Tiempo de Infiesto «mientras sirva de revulsivo». «Si viene más gente para visitarlo ya es bastante» matizaba Álvaro Azcoitia durante la presentación de esta pieza.

 

Fotos

Vídeos