CC.OO. ve la fusión de las áreas sanitarias como una «derivación hospitalaria»

El secretario general del Oriente, Rogelio Marotías, teme que el hospital de Arriondas pase a ser un centro de consultas externas

A. INGUANZO ARRIONDAS.

Tras reunirse el pasado miércoles el Consejo de Sanidad del Oriente de Asturias, la Unión Comarcal CC.OO. teme que la fusión de las áreas sanitarias V y VI termine siendo en realidad «una derivación hospitalaria». El secretario general de la comarca, Rogelio Marotías, explicaba ayer que durante el encuentro «no se nos consultó nada a los que estábamos allí, simplemente se nos informa de lo que más tarde sabremos como usuarios, los planes de reagrupar nuestra área sanitaria con la de Gijón».

Para el sindicalista, este nuevo giro «puede ser el primer paso para dejar el Hospital de Arriondas como un centro de consultas externas, cirugía ambulatoria y poco más». «Esta comarca se ha movilizado durante más de diez años apostando por el hospital comarcal, y a favor de una integración en el Sespa, a fin de evitar el trato discriminatorio con otros centros de iguales características», recordó Marotías. Por ello, lamenta que a pesar de que con la reciente integración en el Servicio de Salud del Principado de Asturias «se fue mejorando algo», la reunificación que se prevé serviría para «vaciar la cartera de servicios y concentrar los recursos en el área central».

Todo ello, insistió el secretario, «a costa del bolsillo de los ciudadanos del Oriente de Asturias, que tendrán que abonar el transporte para desplazarse al hospital de Cabueñes, un servicio que, además, es bastante deficiente». «La mayor parte de los usuarios del hospital de Arriondas pertenecen a ese tercio de población de más de 65 años. Tomar decisiones de este tipo peca de insensible», denunció Marotías. En el seno del Consejo de Sanidad del pasado miércoles en Arriondas, también se planteaba la posibilidad de habilitar, en caso de seguir adelante esta fusión, la libre elección de centro. «Pensando en la accesibilidad del transporte público, y dependiendo de dónde se viva, vendría mejor uno u otro hospital». A pesar de ello, lo que realmente preocupa a CC.OO. «no es elegir entre Oviedo o Gijón, sino apostar por el Hospital de Arriondas, ya que parece que el gobierno socialista vuelve a sus antiguos fueros en esta toma de decisiones».

Los propios trabajadores del Grande Covián presentaban a finales del mes de junio un escrito ante la dirección del centro para solicitar información sobre «los cambios estructurales y organizativos que se avecinan». Los facultativos trataban de recibir algún tipo de indicación sobre los posibles cambios que se están produciendo o están próximos a ocurrir «sin que tengamos conocimiento oficial ni mucho menos participación». Según reflejaban en su escrito, se trataría por un lado de «la fusión encubierta de las áreas sanitarias V y VI» y, por otro, «la premura por aprobar decretos» de diversa índole, que en su opinión «convierten la sanidad en una pirámide gobernada por y para la pervivencia de los políticos y allegados».