Etxabe y Tolosa se llevan la ‘pole’ del Sella

Bouzán, delante, y Fiuza durante un entrenamiento./
Bouzán, delante, y Fiuza durante un entrenamiento.

Los vascos encabezan la salida desde Arriondas en K-2 y el irlandés Donnacha Brennan en K-1

DANI BUSTOarriondas

El Descenso del Sella no se gana en la salida. Pero sí se puede perder. Es una de las principales premisas que repiten con frecuencia los palistas que compiten en esta prueba internacional. Por este motivo, los grandes favoritos para alzarse mañana con el triunfo sobre las aguas del río siguieron con especial atención el sorteo de los puestos de salida, celebrado ayer en la Casa de la Cultura de Ribadesella. El resultado ofrecido por el ordenador deparó una suerte dispar para los cabezas de serie en este evento que cumple ya su LXXVIII edición. Los más beneficiados en K-2, a priori, son José Julián Becerro y Julio Martínez, quienes saldrán desde Arriondas en cuarta posición. El cántabro y el leonés, que arrancaron desde el puesto 23 el año pasado, finalizaron terceros en 2013.

Los vigentes campeones de la competición Walter Bouzán y Álvaro Fernández Fiuza saldrán en vigésima posición. Ocho puestos más atrás que en la edición anterior. Una pequeña diferencia que puede ser salvada si «logras salir bien», según explica el propio Bouzán, que desea realizar una salida limpia, similar a la de 2013, en la que «pusimos la piragua en el río y ya empezamos a dar paladas sin problemas». En este sentido, recuerda que los primeros puestos dan ventaja, pero «puedes salir el octavo, por ejemplo, y que te caigan todos encima». Con todo, ambos parten con el objetivo de repetir un nuevo éxito, tras los cuatro triunfos consecutivos en el Sella en los últimos años.

Además de la ventaja en metros respecto a sus rivales, la seguridad que ofrecen las primeras posiciones en la salida es lo más cotizado y valorado por los palistas, aunque nadie puede confiarse. «Aunque hagas la salida perfecta, el de al lado puede ponerse nervioso y tirarte», explica Milín Llamedo, que saldrá junto a su compañero José Leonel Ramalho en vigésimo segunda posición. El parragués reconoce saberse «de memoria» el orden de salida de todos sus rivales y asegura que su punto de partida les obliga a «atacar» desde el comienzo, ya que «a partir del quinto puesto hacia atrás, puede ser una lotería, pero esa es la esencia del Sella, lo que hay que hacer es salir a jugárnosla». El binomio astur-luso finalizó en cuarto lugar en la última edición del Descenso.

Finalmente, completa el cuarteto de piraguas favoritas la formada por el zamorano Emilio Merchán y el gallego Iván Alonso segundos en la edición anterior partirán desde el puesto 32, dieciocho posiciones por detrás de 2013.

El privilegio de lucir el dorsal número 1 recae este año en la dupla vasca formada por Ander Tolosa y Kepa Etxabe, mientras que entre las K-2 asturianas más destacadas, la pareja formada por los avilesinos Miguel Fernández Castañón y Agustín Ordóñez (Gorilas de Candás) iniciarán la prueba desde el séptimo lugar. Por parte de la Cultural de Ribadesella, la nueva embarcación formada por el cangués Luis Amado Pérez y el joven riosellano Miguel Llorens portarán el dorsal 9.

En categoría K-1, de nuevo, el sorteo no fue del todo favorable para Manolo Busto, que saldrá desde la vigésimo cuarta posición. Entre los remeros que aspirar a poner en aprietos al piragüista maliayo, vencedor en las ediciones de 2012 y 2013 en esta modalidad, se encuentra el gijonés Rafa Carril, segundo el año pasado y que saldrá noveno. Además del cangués Kiko Vega, que saldrá dos puestos por detrás de Busto, mientras que Alberto Plaza partirá algo más adelantado, en el 19.

El primer puesto fue para el irlandés Donnnacha Brennan, mientras que los asturianos Pedro Gutiérrez y Óscar Hernández serán segundo y tercero respectivamente en K-1. Los protagonistas ya están numerados, ahora será el propio río Sella quien los reordene mañana en la salida, cuando de comienzo la fiesta de las piraguas.