El Descenso del Sella, hermanado con Avilés

Hermanamiento de las aguas de la ría de Avilés con las del Sella./
Hermanamiento de las aguas de la ría de Avilés con las del Sella.

Bajo el Puente de Arriondas se hermanaron sus aguas y el madrileño Manuel Fonseca recibió el premio Valores del Sella

PAULA MARTÍNEZarriondas

Bajo el puente parragués Emilio Llamedo se hermanaron ayer las aguas del río Sella con las de la ría de Avilés, concejo al que está dedicado el Descenso Internacional del Sella en esta edición.

Tras el acto se procedió a la izada de banderas de los diecisiete países con representación en la prueba deportiva junto a los cepos desde donde hoy saldrán los palistas a jugarse un buen puesto en la 78 edición del Sella.

Junto a las enseñas nacionales ondearon también la asturiana y la de cinco colores, la bandera de las piraguas. Las encargadas de alzarlas fueron las parraguesas Marina Granda, de apenas seis años de edad, y Patricia Llamedo, que contó con la ayuda del pequeño Emilio Llamedo. El mismo que junto a su padre le impuso el tradicional collar de flores al busto de Emilio Llamedo, que está ubicado junto al puente de Arriondas.

La banda de gaitas Ciudad de Cangas de Onís fue la encargada de poner el punto de folclore a la cita durante el concurrido desfile. Una pequeña representación de las distintas nacionalidades presentes en el Sella marcharon desde la plaza de Venancio Pando hasta las inmediaciones del puente.

Esta 78 edición delDescenso Internacional contará con más de 900 participantes, que en el día de hoy volverán a remar en las aguas del río. No quiso faltar el pregonero de este año, José Alberto Álvarez, quien será el encargado de entonar los tradicionales versos de Dionisio de la Huerta antes de dar comienzo a la prueba.

más información

Álvarez hizo un llamamiento al «sentimiento sellero» presente entre los asistentes y que vivirá su momento álgido durante la salida del descenso.

También se hizo entrega ayer por primera vez en la historia del descenso del premio Valores del Sella, que recayó en Manuel Fonseca.

Este madrileño ha estado ligado durante toda su vida al deporte de la piragua y, además, ha sido presidente de la Federación Española de Piragüismo, así como y secretario general del Comité Olímpico. Recibió el galardón «agradecido a una fiesta que tan buenos momentos me ha dado». Este año Fonseca volverá a palear en las aguas del Sella, en la K-2 mixta que forma junto a su hija Bárbara Fonseca.