Satisfacción entre los hosteleros riosellanos y parragueses

T. B. ARRIONDAS / RIBADESELLA.

Ha habido menos gente que en ediciones anteriores, pero ni los hosteleros de Arriondas ni los de Ribadesella han notado un descenso en las ventas. Y es que esta edición de la Fiesta de las Piraguas ha sido, al menos, «igual que la del año pasado», en lo que a nivel de gasto en los establecimientos hosteleros se refiere.

«En general ha estado bien. La noche del jueves sí que estuvo algo floja por la lluvia pero luego el viernes y el sábado funcionaron muy bien», explicaba ayer, Bruno Lombán, de la Asociación de Hostelería de Ribadesella, quien destacó que «este año ha habido muy buen ambiente por parte de la gente».

En la otra capital del Sella las sensaciones son muy similares. «El viernes sí que estuvo quizás algo más flojo que otros años, pero luego el sábado, tanto por la mañana como por la tarde, funcionó muy bien», explicaba Fernando Fondón Vega, del Café El Español. Este hostelero destacaba que «este año se ha notado que con lo de la creación de asociaciones como Selleros y las actividades que han organizado ha salido mucha más gente de Arriondas a disfrutar de la fiesta, y hubo una gran participación de los vecinos y de la gente de Ribadesella, Piloña y Cangas en el desfile».

Lo que sí apunta Fondón es que «lo que sí que se nota con respecto a otros años es que la gente anda un poco más justa de dinero y cuando antes se pedían muchos cacharros ahora lo que más te demandan es la cerveza».