El lobo mata a tres terneros, una vaca y ocho cabras en los montes de Cea y Cetín

Restos de una ternera devorada anteayer por el lobo en Parres. /
Restos de una ternera devorada anteayer por el lobo en Parres.

Los ganaderos de Parres alertan de que los ataques del cánido «cada vez se acercan más a la zona del pueblo, aunque la Consejería no hace caso»

S. V. ARRIONDAS.

Desde hace ocho días la acción del lobo se ha vuelto a dejar sentir en la cabaña ganadera del Oriente de Asturias. En los últimos días los ataques se han concentrado en los montes de Cea y Cetín, en el concejo de Parres. Anteayer era Isaac Sierra quien se encontraba con la desagradable imagen de una de sus 'xatas', de tan solo tres meses de edad, descuartizada. «Nos tienen aburridos. Los ataques no cesan y la Consejería no nos hace caso por mucho que insistimos», lamentaba el ganadero, quien ha perdido ya varios animales por culpa del cánido. «Además, no nos dan el valor que tienen los ejemplares. Yo tenía una buena asturiana valorada en 700 euros y me dieron solo 300», añade.

En total, durante una semana, el ataque del lobo acabó con tres terneros, una vaca y ocho cabras en los montes de Cea y Cetín. Pero los ganaderos alertan de que «cada vez se están produciendo más cerca del pueblo, no solo en las montañas, con el peligro que eso conlleva», dice Sierra.

Permiso especial

La directora general de Recursos Naturales, Fina Álvarez, afirmaba el pasado domingo que en 2014 se están produciendo en Asturias «menos ataques» del cánido sobre el ganado que en años anteriores. Y descartó que se vayan a llevar a cabo batidas con presencia de cazadores y ganaderos. En el caso de que la incidencia de daños se multiplicara, su departamento habilitaría «un permiso especial» de forma urgente para que ambos colectivos acudieran a los recechos.