La ampliación de la residencia de Arriondas estará concluida a mediados de 2016

Las obras de ampliación de la residencia de ancianos de Arriondas han salido a licitación. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de 18 meses./
Las obras de ampliación de la residencia de ancianos de Arriondas han salido a licitación. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de 18 meses.

El Principado ha sacado a licitación estos trabajos los cuales tienen un presupuesto de 2,4 millones de euros

TERRY BASTERRA ORIENTE.CO@ELCOMERCIO.ESARRIONDAS.

Luz al final del túnel para la ampliación de la residencia de mayores de Arriondas. Y es que después de diez años de retrasos por cuestiones técnicas, urbanísticas y económicas, la Consejería de Bienestar Social y Vivienda acaba de sacar a licitación estos trabajos presupuestados en 2.437.971 euros. Según figura en el anuncio publicado ayer en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), los trabajos tienen un plazo de ejecución de 18 meses y las obras se adjudicarán a la empresa que presente el precio más bajo. La apertura de ofertas está prevista para el 26 de septiembre y es presumible que, entre el plazo fijado para las posibles reclamaciones de las empresas que no se hagan con los trabajos y el previsto para la formalización del contrato, las obras no den comienzo hasta finales de este año o primeros del 2015. En base a estas fechas y, si no surgen nuevos imprevistos, las obras de ampliación y reforma de la residencia de mayores de Arriondas podrían estar concluidas para mediados de 2016.

El geriátrico parragués pasará de contar con las 32 camas actuales a disponer de 74. El proyecto contempla la construcción de un nuevo edificio anexo al actual. La actuación permitirá además duplicar la capacidad del Centro de Día existente, que pasará de tener 15 a 30 plazas.

La de la ampliación de la residencia de mayores de Arriondas ha sido una obra prioritaria para el actual equipo de gobierno parragués, pero también para los dos anteriores. Y es que ya por 2006 se adjudicó por primera vez esta actuación. En aquella ocasión la empresa Acciona fue la adjudicataria de unos trabajos que no llegaron a poder iniciarse. El motivo fue que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) detectó una serie de incompatibilidades en los terrenos afectados. Un hecho que obligó al Ayuntamiento de Parres a realizar un plan parcial urbanístico para el encauzamiento del río Chico, dado que este cauce discurre junto al equipamiento residencial.

Solventado aquel primer escollo, la Consejería de Bienestar Social advirtió que el proyecto inicial se había quedado obsoleto tras la aparición de nuevas legislaciones en materia de edificación, ventilación o del código técnico, lo que obligó a replantear todo lo que ya se había realizado hasta el momento, aplazando nuevamente su ejecución. Los vaivenes políticos en la Junta General con gobiernos en minoría de Foro y PSOE y presupuestos prorrogados también hicieron flaco favor a este equipamiento parragués.

La consejera de Bienestar Social, Esther Díaz, se reunió a principios de este año con el equipo de gobierno de Parres y les garantizó su compromiso para que la licitación de estas obra se llevase a cabo este 2014, una promesa que está a punto de cumplirse. El teniente de alcalde parragués, el socialista Emilio García Longo, trasladaba ayer la satisfacción del Ayuntamiento respecto a la próxima adjudicación de los trabajos. «Es una obra que se ha complicado y alargado más de lo previsto. Hubo que hacer un modificado de las normas urbanísticas, rescindir el anterior contrato... Lo importante es que la obra de ampliación de la residencia se haga y se acabe cuanto antes porque existe una demanda creciente de plazas, ya que tanto en Parres como en el resto de la comarca tenemos una población cada vez más envejecida», explicó el dirigente local.