Sergio se impone a Ramiro en la final del IV Torneo Mapfre disputado en Sinariega

Autoridades municipales y deportivas, patrocinadores, jueces y armadores, junto a los finalistas. /
Autoridades municipales y deportivas, patrocinadores, jueces y armadores, junto a los finalistas.

El joven jugador de Barredos consiguió una media de 46,5 bolos por tirada: 46,2 en los lanzamientos al pulgar y 46,8 para la mano

GUILLERMO FERNÁNDEZ ARRIONDAS.

La bolera Nicolasa, ubicada en la localidad parraguesa de Sinariega, acogió el pasado sábado la final del IV Torneo Mapfre de cuatreada, un campeonato que repartía 1.650 euros en premios. Se proclamó vencedor Sergio, de Barredos, al derrotar en la final a Ramiro, de Noreña, por 14 juegos a 7. La tercera plaza fue para el maliayo Costales, de Ateneo Obrero, que cayó ante Ramiro en la semifinal por 10 juegos a 4. En cuarto lugar se clasificaba Atilano, de Rozadas, que perdió la semifinal frente a Sergio por 10 chicos a 3. La final entre jugadores locales se la adjudicaba el riosellano David, de La Venta, al derrotar a Gabi, de Cangas de Onís, por 10 juegos a 4. Tercero quedó Vili, de La Central, y en cuarto lugar se situaba José Mari, de Casa Gaspar.

La final entre Sergio y Ramiro pudo haber resultado extraordinaria pero se quedó en muy buena, sobre todo por los sensacionales registros de Sergio. La emoción duró seis chicos, con empate a tres juegos. Hasta ese momento cada jugador se anotó los parciales que ponía. Sergio colocó tres jugadas al pulgar de 49, 42 y 52 bolos, mientras que Ramiro firmaba para la mano tres tarjetas de 54, 44 y 48 bolos.

En el séptimo juego, Sergio mandó a ganar a 38 bolos y Ramiro no consiguió borrar una anotación que parecía asequible. Y en el siguiente parcial, el octavo, Ramiro mandó a ganar a 37 bolos que Sergio mató con pasmosa facilidad. Al cambio de tirada iba ganando Sergio por 7 juegos a 3.

La ventaja se amplió a 9 a 3 porque el primer juego de Ramiro para el pulgar fue de unos paupérrimos 29 bolos, mientras que Sergio colocaba 64 a la mano, la mejor bolada de la mañana. Con semejante ventaja Sergio se dejó llevar, perdió dos juegos que había puesto en 36 y 31 bolos, pero mató tres de Ramiro de 32, 38 y 37.

La media de Sergio fue altisima, de 46,5 bolos por tirada: 46,2 al pulgar y 46,8 para la mano, en tanto que Ramiro conseguía una frecuencia de 38,6 bolos por tirada: 42,6 a la mano y 34,6 al pulgar.

Sergio le cogió la distancia a la bola y la medida a la bolera desde el primer lanzamiento. Las esferas que salían de su mano se posaban todas en el lugar adecuado. Y así fue su participación en el corro de Nicolasa durante la soleada mañana del sábado. Ramiro alternó bolas de salida y llegada impecable con otras muy aceleradas y excesivamente bajas. Estuvo genial y muy acertado sacando cuatreadas a la grande cuando lo necesitaba de forma imperiosa, aunque en ninguna de ellas cubrió la jugada. Y en alguna ocasión hasta tuvo excesiva mala suerte.

Sergio se llevó 600 euros y Ramiro se embolsó 250. Costales y Atilano se adjudicaron 100 euros, cada uno. En la entrega de trofeos y premios en metálico intervinieron los delegados de Mapfre de la comarca oriental, los patrocinadores del campeonato, así como Marcos Gutiérrez Escandón, alcalde de Parres, y Álvaro Palacios, concejal de Obras y Servicios. Tampoco faltó Octavio Rodríguez, presidente de la Federación de Bolos del Principado.

La jornada bolística se daba por concluida con el homenaje a cinco músicos tradicionales de Sinariega que con gaita, violín, acordeón y tambor, alegraron la vida de los vecinos de la comarca en fiestas y romerías del siglo XX.

A continuación se abría la fiesta gastronómica con una multitudinaria espicha y presencia de más de un centenar de comensales. El maliayo Raúl, se encargó, un año más, de asar costillas y criollos.