Las obras de renovación de la red de agua de Arriondas comenzarán este mes

Imagen panorámica de la capital parraguesa, donde este mismo mes está previsto que comiencen los trabajos de renovación de la traída de agua. /
Imagen panorámica de la capital parraguesa, donde este mismo mes está previsto que comiencen los trabajos de renovación de la traída de agua.

El inicio de la actuación se ha demorado debido a la disconformidad de tres propietarios con las expropiaciones

ANDREA INGUANZO ARRIONDAS.

Un mes de retraso. Eso es lo que acumulan las obras para la renovación integral de la red de abastecimiento de agua de la localidad de Arriondas. El Ayuntamiento confirmaba esta semana, tras haber mantenido conversaciones con fuentes cercanas a la empresa ejecutora, que los trabajos comenzarán con seguridad este mismo mes. «Me han confirmado que será en octubre cuando finalmente empiecen los trabajos», detalló el regidor parragués, el socialistas Marcos Gutiérrez Escandón.

Desde un principio se había barajado el mes de septiembre como inicio de esta ambiciosa actuación que, según llegó a calificar en su momento el Ayuntamiento de Parres, supone la más importante inversión de la legislatura en el municipio. Esta demora tiene una explicación. En el proceso de expropiaciones, tres personas se negaron a firmar. Se trata de un periodo de ocupación provisional y, al parecer, tres de los propietarios de los terrenos no estaban de acuerdo con las condiciones. «Tres de los propietarios plantearon su disconformidad con el acuerdo», aclaraba Gutiérrez Escandón. Con uno de ellos se llegó finalmente a un acuerdo económico, los otros dos alegaron y «parece ser que se estimaron algunos de sus requerimientos». El alcalde indicó que los trabajos, «podrían haber empezado hace semanas por la zona de la captación», pero la empresa encargada de la ejecución, Contratas Mecuma S.L.U., decidió esperar. «Ahora mismo ya se ha puesto a disposición todo el terreno para comenzar con la obra», destacó. La relación definitiva de expropiaciones se publicaba esta semana en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (Bopa).

Fue en este mismo documento en el que se publicó a mediados del mes de septiembre el presupuesto final de los trabajos, que tendrán un coste de 449.629,04 euros. Una cifra que supone un ahorro del 40% con respecto al presupuesto de licitación, que se cifraba en 795.522 euros. La Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente anunciaba a mediados del mes de mayo pasado que se habían recibido 55 ofertas de empresas para ejecutar la renovación de la traída de agua de la capital del municipio, un proceso del que finalmente resultó vencedora la empresa Contratas Mecuma S.L.U. La actuación cuenta con un plazo de ejecución de un año y contempla resolver los problemas de suministro que sufre desde hace años Arriondas.

Infraestructura obsoleta

Este proyecto es prioridad absoluta para el Ayuntamiento de Parres. Este mismo verano se volvían a registrar problemas con la red de abastecimiento, que afectaron incluso al hospital Grande Covián. «La tubería de fibrocemento está completamente obsoleta. Cada vez que se realiza una reparación corremos el riesgo de que se produzca otra rotura en otro punto de la traída», explicaba el regidor.

De ahí que esta renovación esté considerada como la inversión más importante de los últimos años. Fomento decidió además, en el último momento, ampliar el trazado inicial e incluir en esta reforma un tramo más, incrementando la partida presupuestaria y dando una respuesta completa a la demanda realizada por el equipo de gobierno local desde hace años. Gracias a ello, la ejecución plantea la renovación del sistema de traída de aguas de Arriondas en el tramo que baja desde la captación del manantial Güeyu la Riega hasta la localidad de Ozanes y, además, una última fase, hasta el depósito de Castañera.

Parres lleva más de cuatro años esperando esta actuación. En el año 2010 el proyecto fue incluido en el extinto Plan A del Principado y por aquel entonces se le había destinado un presupuesto de algo más de 500.000 euros. Pero su licitación nunca se llegó a efectuar