Educación demolerá en 2015 el edificio dañado del IES Rey Pelayo de Cangas

El edificio del IES Rey Pelayo de Cangas de Onís que Educación ha decidido derribar. /
El edificio del IES Rey Pelayo de Cangas de Onís que Educación ha decidido derribar.

La Consejería instalará once aulas portátiles tras las vacaciones de Navidad y buscará una partida para actuar en los otros dos inmuebles

SHEILA VACA CANGAS DE ONÍS.

El edificio del Instituto Rey Pelayo de Cangas que presentaba una serie de deficiencias estructurales será finalmente derruido en 2015. Así lo ha decidido la Consejería de Cultura, tras recibir el informe técnico pertinente, elaborado por la empresa Avanzatech, en el que se determina que el 80% de la estructura del forjado debe ser demolida. La zona afectada corresponde a 2.682 metros de forjado de los 2.900 que tiene el edificio y su renovación implicaría también la retirada de la cubierta. El responsable de Personal Docente, José Antonio Fernández explicó que debido a la envergadura de la reforma y, ante la duda de que el edificio quede en estado óptimo, la Consejería de Educación ha optado por demoler el inmueble.

De forma paralela, se va a realizar una propuesta general de actuación sobre el resto de edificios del centro educativo. El Ayuntamiento de Cangas de Onís solicitó a la Consejería una reforma integral de los tres inmuebles que conforman el instituto. Una petición que parece haber sido oída por Educación. El documento técnico alude a la necesidad de mejorar y optimizar los espacios, «de tal manera que se redefinan y se integren de forma más armoniosa y funcional para alumnado y profesorado». En la reunión mantenida ayer entre la Consejería, Ayuntamiento, el director del centro y una representante del AMPA, Educación se comprometió a buscar y mantener una partida presupuestaria para llevar a cabo estas actuaciones.

Pero hasta 2015, fecha en la que se ha fijado la demolición, en el instituto tendrá que continuar el curso lectivo. Por eso, se instalarán once aulas portátiles en la explanada del centro, dos más de las previstas inicialmente, que ayudarán al centro a recuperar los espacios y servicios que ahora mismo no puede utilizar. «De modo coordinado, se procederá a la contratación de la mudanza necesaria para el desalojo del edificio que ha de ser demolido», manifiestan desde la Consejería.

Pese a que se esperaba para octubre, la instalación de esta especie de bungalows estará completada tras las vacaciones de Navidad y supondrá aproximadamente un mes de obra, «ya que implica una extensa cimentación, instalación de los módulos, conexión y cableado». Y es que es necesario dotar a estas nuevas aulas de luz, agua y demás servicios que se pueden encontrar en un instituto normal y corriente. «Entendemos que es la mejor solución posible al grave problema detectado, que permitirá contar a Cangas de Onís con un centro educativo remodelado, mediante una actuación de conjunto y con una nueva edificación que responda a las demandas y necesidades concretas que tiene el centro», apuntó José Antonio Fernández.

Biblioteca y laboratorios

«Lo importante es mantener una coordinación entre las dos administraciones, el personal del centro y los padres, porque afecta a muchos alumnos de todo el Oriente, no solo de Cangas de Onís. Las aulas prefabricadas aliviarán esa carga de estudiantes del centro», subrayaba el alcalde cangués, José Manuel González, que esta semana se mostraba muy preocupado por el asunto.

Por el momento, cuatro grupos de Educación Secundaria continúan recibiendo clases en el colegio Reconquista. Además, otros muchos servicios del centro no pueden ser utilizados por falta de espacio. Entre ellos se encuentra la biblioteca con 15.000 libros, los laboratorios de física y química, la sala de informática o la de profesores.