La incidencia de la tuberculosis bovina en Parres es «50 veces superior a la media regional»

Un veterinario realizando un control a una res. /
Un veterinario realizando un control a una res.

El PP asegura que el 67% de las reses sacrificadas durante la pasada campaña de saneamiento ganadero provenían de la comarca oriental

SHEILA VACA

«La Consejería de Agroganadería forma parte de los problemas de los ganaderos y no de la solución, como debería ser». El diputado regional del PP Luis Venta criticó ayer la «apatía» y «dejadez» de la Consejería de Agroganadería del Gobierno asturiano ante el problema que suponen los focos de tuberculosis bovina y que afectan, en su mayoría, a la comarca oriental. El parlamentario autonómico eligió la capital del concejo parragués para hacer estas declaraciones porque es de los más castigados por esa enfermedad. «El 5% de las explotaciones han tenido focos de tuberculosis a lo largo de este año son de Parres, un porcentaje 50 veces superior a la media regional. Toda la zona oriental está directamente afectada, acumulando el 67 % ciento de los animales sacrificados en la campaña de saneamiento ganadero», explicó Venta.

Y es que, a principios del pasado mes de octubre volvía a saltar la alarma de un brote de tuberculosis bovina en Parres. De las 467 reses que se han sacrificado este año, 313 pertenecían al Oriente. «Por lo tanto, es un caso lo suficientemente grave y llamativo para que la Consejería del ramo no se deje llevar por la apatía y tome decisiones», apuntaba el diputado popular. En este sentido, Venta ha subrayado que hace 20 años era prácticamente una casualidad encontrar un foco de tuberculosis bovina en Parres . «Los veterinarios y los ganaderos son los mismos. Los únicos que han cambiado son los responsables políticos del Gobierno autonómico . Es decir, está claro que el gran culpable de que esto no se ataje como debería es el Gobierno del Principado y en este caso en concreto, la consejera de Agroganadería», sentenciaba Luis Venta.

El diputado del Partido Popular explicó que ha mantenido reuniones con los ganaderos afectados «por su propia petición». «Vemos que Agroganadería ni está ni se le espera; o mejor dicho, se le espera para dar explicaciones y soluciones. Lo que brilla es la ausencia de todos los responsables Y esto pasa porque son unos meros aficionados en el conocimiento de la materia», recalca.

Así, ha exigido al Gobierno asturiano que se tome en serio este problema y que dé soluciones ya, sin alargarlas en el tiempo, porque se trata de un problema de viabilidad económica en una comarca en la que la ganadería ejerce un papel verdaderamente importante. «Hay que tomar cartas en un asunto que no es nuevo. En Parres comenzó hace un par de años y si no se da ninguna solución va a ser un problema grave para los ganaderos y para sus explotaciones», sostiene.

Considera Venta que los ganaderos están «engañados o que les han dicho medias verdades». El diputado explicó que se sabe que hay una vinculación concreta entre la fauna silvestre y la transmisión de la enfermedad, la tuberculosis en este caso. «Tanto en 2012 como en 2013 se han aislado tejones donde el 25%, que es una cantidad nada desdeñable, de los animales que se han atrapado y de los que se han tomado muestras, daban positivo. Es decir, tenían el germen que provoca la enfermedad. Viendo esto, no solo no han tomado medidas, sino que por lo que conoce el Partido Popular, las trasladan a verano de 2015», critica Venta.

Tejones

«No es de recibo que quien tiene que determinar cuáles son las causas de la transmisión, el Serida, diga que no tiene presupuesto para llevar a cabo el marcado de tejones. Es una irresponsabilidad y una muestra de dejadez por parte del Gobierno, que no se toma en serio este problema», añadió. Por eso, insiste el diputado en que es necesaria una actuación urgente para atajar el problema «porque el foco crece y se siguen sacrificando animales y se pone en juego el sector de la ganadería en Asturias en general y en la comarca oriental, en concreto».

Para finalizar, Venta apuntó que la Consejería de Agroganadería no prioriza a los ganaderos, como ha pasado con el lobo, sino que «prioriza la fauna salvaje».