Vecinos de Arriondas reclaman la retirada de una antena de telefonía

Los vecinos del barrio de Santianes del Terrón entregaron ayer las alegaciones contra la antena. /
Los vecinos del barrio de Santianes del Terrón entregaron ayer las alegaciones contra la antena.

El dispositivo se instaló en el barrio de Santianes del Terrón sin que se consultase previamente a los residentes de las viviendas próximas

TERRY BASTERRA

Los vecinos del barrio de Santianes del Terrón de Arriondas no están dispuestos a que la antena de telefonía móvil instalada en el edificio de un establecimiento hotelero de esta zona de la capital parraguesa siga estando operativa más tiempo. Por este motivo han decidido llevar a cabo una serie de movilizaciones. Tras varias reuniones para definir las acciones a realizar, ayer dieron el primer paso: registraron en el Ayuntamiento de Parres un pliego de alegaciones acompañado de las firmas de 131 personas vecinos de este entorno y que suponen una parte muy reseñable de la población total de este barrio formado por unas 140 viviendas.

Según explicaba ayer Agustín García Romero-Nieva, uno de los portavoces de estos vecinos, lo que se busca con este escrito de alegaciones es que el Ayuntamiento no conceda a la empresa que colocó la antena ni la licencia de obras, ni la de actividades clasificadas, ambas necesarias para regularizar la situación de este dispositivo que se instaló hace ya unos meses y que lleva funcionando desde el pasado verano.

«El barrio está en uno de los extremos de Arriondas. Si a los vecinos nos hubiese avisado la empresa telefónica le habríamos dado otras opciones donde poner la antena, porque podrían haberla colocado en una finca próxima y no molestaría a nadie. Ahora nos sentimos perjudicados y no lo vamos a consentir. Hay gente que viene padeciendo dolores de cabeza desde el verano, porque estas antenas tienen efectos nocivos para la salud», explicaba ayer García Romero-Nieva, quien detallaba que entre los escritos de alegaciones presentados en el registro municipal va uno de una organización sanitaria sobre lo nocivos que resultan estos dispositivos para los habitantes de viviendas próximas.

La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies ya solicitó también la pasada semana el «desmantelamiento inmediato» de esta antena de telefonía móvil que carece de «licencia municipal y del trámite ambiental perceptivo».