El turismo activo estrena una nueva normativa

Un momento de la presentación del nuevo decreto ante empresarios de turismo activo. /
Un momento de la presentación del nuevo decreto ante empresarios de turismo activo.

El documento sustituye al anterior, de 2002, se adapta al régimen europeo y amplía de 26 a 57 las actividades que se incluyen en este sector

SHEILA VACA

El Consejo de Gobierno del Principado daba el pasado miércoles luz verde a un nuevo decreto que regula el turismo activo en la región y, en mayor medida, en la comarca oriental asturiana, ya que aglutina casi la mitad de las empresas que se dedican a este tipo de actividades, en concreto 56 de las 138 existentes. Este nuevo texto, que fue presentado ayer en Arriondas por el director general de Comercio y Turismo, Julio González Zapico, y la diputada socialista Adriana Lastra, sustituye al anterior, de 2002.

Fueron los propios empresarios quienes se pusieron en contacto con el Principado hace un par de años para solicitar una normativa que se adaptase a los tiempos actuales. «Es un documento muy esperado por todos ya que las actividades de turismo activo han crecido mucho en los últimos años y este sector es uno de los que más dinamiza la economía de concejos como este», apuntaba el alcalde de Parres, Marcos Gutiérrez Escandón.

El nuevo texto que, según explicó González Zapico, «ha llevado un largo proceso de elaboración mediante reuniones», cumple con varios objetivos, como el de disminuir las cargas administrativas a la hora de que alguien quiera crear una empresa dedicada al turismo activo. De esta manera «se eliminan una serie de obstáculos y barreras y se agilizan los procesos burocráticos. «Una nueva empresa de turismo activo se acogerá a la declaración responsable para su creación, lo que simplifica enormemente los trámites, que era uno de los objetivos principales», sostenía el director general de Turismo.

Además, este nuevo decreto, que aún no figura como información pública, regula de una manera más ordenada y actual aspectos fundamentales de este tipo de empresas, como los transportes, seguros y la protección del medio ambiente. Todo ello adaptándose a las normas más recientes y adecuándose a cada tipo de actividad. De esta manera se tipifica que los clientes de estas empresas deben estar informados de la actividad que van a realizar, tanto de manera individual como en grupo; las revisiones periódicas del material; la formación de los empleados en ámbitos como primeros auxilios, entre otros aspectos.

Como novedad en este texto se amplía también el número de actividades que se incluyen dentro del turismo activo, que pasan de 26 a 57. Entre ellas se encuentra la de guía turístico, donde figura que cualquier empresario que desarrolle esa actividad no tiene que tener una sede física para desempeñar su trabajo.