CHC adjudica la redacción del proyecto para proteger Arriondas de las riadas

La impresionante imagen de la villa de Arriondas anegada por el agua en junio de 2010. /
La impresionante imagen de la villa de Arriondas anegada por el agua en junio de 2010.

La empresa Fulcrum, Planificación, Análisis y Proyectos tiene un plazo de ocho meses para realizar el trabajo

ANDREA INGUANZO

Después de largos meses de espera, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), a través de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), ha adjudicado el proyecto para defender a la localidad de Arriondas de las inundaciones, cuya ejecución fue anunciada hace tiempo por el organismo estatal, aunque se encontraba paralizado por falta de presupuesto. Este estudio ha sido adjudicado a la empresa Fulcrum, Planificación, Análisis y Proyectos por un total de 172.287,59 euros de presupuesto. La compañía cuenta ahora con un plazo de ejecución de ocho meses para entregar el trabajo.

Fue en julio del año 2013 cuando, en rueda de prensa, CHC anunciaba haber concluido un completo análisis de los puntos más problemáticos de los ríos Sella, Piloña y Chico y, por lo tanto, ya tenía en papel las posibles soluciones para evitar inundaciones como la registrada en la capital parraguesa en junio de 2010.El presidente de CHC, Ramón Álvarez Maqueda, junto con el director técnico de la misma, Manuel Fernández, presentaba entonces una hoja de ruta, resultado de un amplio estudio basado en aquella gran riada que causó uno de los mayores desastres naturales conocidos en la región en lo que llevamos de este siglo.

Todo este trabajo de estudio estuvo expuesto en la Casa de Cultura de Arriondas durante meses, con la intención de que los propios vecinos aportaran ideas, propuestas y recursos con el fin de trazar las líneas del proyecto definitivo. El objetivo de éste siempre fue el mismo: diseñar las obras necesarias para ofrecer a la localidad una mayor protección frente a las fuertes crecidas de los cauces fluviales.

La actuación que se diseñe en el proyecto estará comprendida entre el puente de la variante de Arriondas -aguas arriba del hospital- y las curvas de Ricao en el río Sella. Consistirá básicamente en la sustitución de puentes y estructuras que supongan en la actualidad un constreñimiento de la circulación fluvial en los casos de grandes avenidas, así como la elevación de los cajeros existentes, el estudio y readaptación si fuese necesario del sistema de drenaje urbano, la eliminación y sustitución de un colector ya existente en el río Chico, el encaje de tres arroyos afluentes del río Piloña, la habilitación de accesos y, en definitiva, todas las actuaciones encaminadas a la protección de las áreas urbanas. Destaca también la proyección de un nuevo puente sobre el río Piloña, que comunicará Arriondas con el parque de la Concordia y que sustituirá al actual.

Del papel a la realidad

El alcalde de Parres, Marcos Gutiérrez Escandón, se mostró desde el principio satisfecho con las intenciones de la Confederación aunque nunca dejó de reclamar que el proyecto se llevase finalmente a la realidad. Después de haber pasado meses sin noticias del organismo estatal, el regidor reclamó de manera pública en varias ocasiones la ejecución de esta obra. Tampoco cesa en su empeño el Consistorio para que la limpieza, el dragado y el mantenimiento de estos cauces se haga de una forma periódica, algo que actualmente no se cumple desde CHC.