«El fin de etapa en Cabrales va a ser decisivo en la Vuelta»

Pérez, Sarrapio y el periodista Marcos Rodríguez, con las autoridades locales en la presentación de la cicloturista. /
Pérez, Sarrapio y el periodista Marcos Rodríguez, con las autoridades locales en la presentación de la cicloturista.

Los ciclistas Santi Pérez y Ángel José Sarrapio analizan esta nueva etapa, destacando las rampas finales para conseguir buenas marcas

ANDREA INGUANZO CARREÑA.

Fue una carrera cicloturista la que sembró el germen de la que ya es la nueva etapa de la Vuelta Ciclista a España 2015. La subida a Sotres la realizaban el pasado mes de octubre algo más de un centenar de aficionados que quedaron prendados de todos sus encantos, tanto deportivos como paisajísticos. De ahí que semanas después todas las miradas de la empresa organizadora de la carrera, Unipublic, terminasen puestas en este tramo cabraliego.

El portal especialista cronoescalada.com analiza la subida a Sotres, conocida como Jitu de Escarandi, como un puerto de categoría especial, la máxima categoría de dureza que se otorga en ciclismo. Aunque también incide en el hecho de que no solo la dureza va a ser la protagonista. «La belleza de la ascensión dejará imágenes para la televisión que serán una gran publicidad para el concejo. Tanto la aproximación por la carretera de Poncebos como la propia subida serán la mejor carta de presentación posible de esta inédita ascensión», señala.

El puerto en sí consta de 14,5 kilómetros al 7,1% de pendiente media, lo cual lleva al ciclista a ascender 1.030 metros hasta alcanzar una altura de 1.303. Sus rampas máximas se sitúan en la parte final, justo antes de llegar a Sotres (17%) y continúan una vez pasada la localidad (20%) por la carretera de acceso a Tresviso. La etapa transcurrirá por toda la comarca oriental y contará con otras tres subidas, como son Las Coronas desde Ribadesella, el Alto del Torno desde Corao y el Ortiguero desde Posada. Terreno quebrado que añadirá dureza a la prueba.

Es precisamente este factor en una etapa que, además, será una de las últimas de la edición, de las cosas que más atractivos le aportan. Ángel José Sarrapio, exciclista y cabraliego de nacimiento, fue homenajeado en esa cicloturista de subida a Sotres. «Nunca pensamos que vendría tanta gente y se ve que, además de nuestra sorpresa, los propios ciclistas se sorprendieron con la belleza de este tramo y por eso está donde está», comenta.

Para él, con su larga experiencia, el ascenso a Sotres será «llamativo porque es una subida muy vistosa, nada más y nada menos que en el corazón de los Picos de Europa». En lo técnico cree que es una prueba dividida. «Tiene tramos duros al principio, que van bajando en el transcurso para coger de nuevo gran dureza al final», explica y adelanta que «los últimos metros nos van a dejar ver buenos desafíos». «Es muy probable que, el que gane en Sotres, se lleve bajo el brazo la Vuelta».

El también asturiano Santi Pérez fue uno de los 'culpables' de la incorporación cabraliega a esta prueba nacional. «No es la prueba más dura, ya que al día siguiente y también en Asturias, toca un tramo de gran condensación de puertos, pero sí va a estar a un altísimo nivel», valora. Coincide con Sarrapio al afirmar que «la etapa de Sotres será decisiva para la Vuelta». «Es una subida larga, con rampas finales muy pronunciadas donde se podrán marcar tiempos y distancias».

No hay dudas

El futuro de Sotres en la Vuelta a España podría estar más que asegurado. «Tiene todos los factores con los que contaban otros finales de etapa históricos, como los Lagos o el Angliru, y no tengo dudas de que podrá llegar a repetir», afirma Pérez. Y es que para él, más allá de lo deportivo, «la belleza de este paisaje es una mina de oro que aún tenemos sin explotar». «Me consta que desde Estados Unidos ya se están ofertando paquetes para visitar todos estos puertos», adelanta. «Vivimos en una tierra donde el mar se separa de los Picos en 50 kilómetros y eso tampoco se ve en muchos otros lugares».