Fractura entre las dos capitales del Sella

Palistas durante la salida de la última edición del Descenso Internacional del Sella, que discurre entre el puente de Arriondas y el puente de Ribadesella. /
Palistas durante la salida de la última edición del Descenso Internacional del Sella, que discurre entre el puente de Arriondas y el puente de Ribadesella.

La fecha de celebración del 79 Descenso reaviva la polémica entre Parres y Ribadesella

ANDREA INGUANZOLlanes

¿Qué sería del Descenso Internacional del Sella si no sembrase la polémica meses antes de cada edición? En el nuevo capítulo de 'las desavenencias en la organización de la prueba deportiva más relevante de Asturias', sale a la palestra la fecha. Y es que según se ha anunciado, y se confirma en el calendario oficial de las competiciones piragüísticas del año, la 79 edición será el próximo 8 de agosto, a pesar de que no todo el mundo estaba de acuerdo en este día. Tal y como ha venido manifestando durante los últimos años el Ayuntamiento de Ribadesella buscaba un cambio de fecha por el bien del concejo.

Pues bien, parece ser que sin ningún debate ni planificación ha sido el Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella (CODIS) el que ha tomado la decisión final. Así lo afirma al menos el alcalde de Parres, la otra capital de la fiesta de las Piraguas, indicando que su equipo de gobierno «no ha tomado parte de esta decisión». Marcos Gutiérrez Escandón señaló que desde el ayuntamiento que encabeza «no ha habido ninguna conversación con el CODIS sobre este asunto, más que la mantenida en una reunión en la que estaban presentes representantes del Ayuntamiento de Ribadesella».

Y es que en este primer encuentro, que tuvo lugar una vez finalizada la pasada edición del Descenso, «Ribadesella sí planteó su interés por cambiar la fecha» aunque en el Consistorio parragués «no quisimos tomar parte de la decisión, únicamente indicamos que en un encuentro con los principales representantes de la sociedad parraguesa la opinión mayoritaria se decantaba por dejar las fechas tal y como estaban previstas desde siempre».

Por eso el regidor reiteró que la decisión final la tomó «el CODIS», negando haber influido lo más mínimo en ella, a pesar de estar satisfechos con el resultado. «No sabemos si el Ayuntamiento de Ribadesella consensuó esta petición, tal y como lo hicimos nosotros, con buena parte de su sociedad», añadía.

Por su parte la alcaldesa riosellana, Charo Fernández Román, no se anda con rodeos al afirmar que en todo este asunto «Ribadesella sólo cuenta en el CODIS para pagar». La regidora casquista recuerda, para todo aquel que se haya olvidado, que «Ribadesella es también capital del Descenso. Aquí está la meta y si no quieren que sea así pues que obliguen a los palistas a llegar a Toraño y dar la vuelta, para que acabe también en Parres», ironizó.

Lo que molesta en Ribadesella sobre el asunto de la fecha es, sobre todo, «habernos tenido que enterar por la prensa de la decisión final». «Nosotros no pedimos que se cambien las cosas por capricho, lo pedimos porque este concejo vive principalmente del turismo y que las Piraguas se celebren la segunda semana es malo para el sector», afirmó. De hecho, en las últimas dos ediciones, la que está por llegar y la anterior, «el descenso coincide con una fiesta mítica, el Quesu en Cuerres, con el perjuicio que ello supone para su comisión».

No en vano, destacó la alcaldesa, «está más que comprobado que los visitantes no vienen a Ribadesella hasta unos días después de que pase el Sella». Son razones que recuerda que expuso «en un encuentro que tuvo lugar en mi despacho entre el presidente del CODIS, el alcalde de Parres y yo misma, del que se resolvió que la propuesta se iba a valorar».

«Esta fecha acorta la temporada turística», insistió Fernández Román que, ante los que alegan que la tradición y la norma en esta prueba siempre rezó que se celebrase el segundo sábado de agosto si el primero coincidía en día 1 ó 2, «las normas, como los tiempos, también cambian». «Si nos ponemos tan rigurosos habría muchas otras normas que cumplir, que se fueron dejando en el olvido», sentencia.

Comienza el trabajo

El Ayuntamiento de Parres sí quiere que haya cambios en esta próxima edición y para ello ha recordado una serie de iniciativas que se tomaron desde que terminara el último Descenso. Entre otras cuestiones, la Corporación en pleno aprobaba por unanimidad una moción presentada por el grupo socialista para solicitar una serie de medidas ante diferentes administraciones. «Por un lado redactamos una petición formal para que se modifique el Plan de Seguridad del Sella incluyendo el cierre del acceso a Arriondas desde la variante de la N-634 más adentro, comprometiéndonos a regular con medios propios el tráfico a través de la Policía Local y a habilitar terreno de aparcamiento para todo aquel que quiera acercarse». Y es que en aquella famosa reunión con todos los sectores de la sociedad, los comerciantes y hosteleros consideraban que cerrar este acceso «disuade a las personas que estarían interesadas en vivir esta fiesta pero temen quedarse cerrados o no tener estacionamientos». Por otro lado, el Ministerio de Fomento ha recibido también una petición formal para la reparación y adecuación del puente Emilio Llamedo Olivera, que cruza el río Sella, y que cada vez está en peores condiciones.

Parres descarta repetir este año aquella multitudinaria reunión para debatir sobre el futuro de esta fiesta, aunque «si alguien tiene ideas y nos las quiere exponer estaremos abiertos a ello». Lo que el regidor considera es que «debe ser la iniciativa privada la que se mueva, como ya lo empezó a hacer el año pasado con la fundación de una asociación de 'selleros', para reavivar la celebración durante el resto del año».