La primera hoguera del año

En poco más de una hora los vecinos de Bricia habían plantado la hoguera, jaleados por las mozas. /
En poco más de una hora los vecinos de Bricia habían plantado la hoguera, jaleados por las mozas.

Los vecinos de Bricia iniciaban en la tarde de ayer los festejos en honor de la Virgen de la Paz y en una hora plantaban un eucalipto de 30 metros

GUILLERMO FERNÁNDEZ

Los vecinos de la localidad llanisca de Bricia iniciaban en la tarde de ayer los festejos en honor a la Virgen de la Paz y plantaban la primera hoguera del año en la comarca, un eucalipto de 30 metros que por la mañana habían cortado en el bosque de Santa Lucía, muy cerca del monasterio de San Antolín de Bedón. Tras la plantación de la hoguera, para reponer energías, se celebró una espicha en la Vega Tomasa con alimentos y bebida de aportación vecinal. Y la tarde se remataba con un concierto de canción asturiana a cargo de Héctor Braga, laureado interprete de tonada.

A primeras horas de la mañana de ayer un grupo de 30 vecinos salía del pueblo para talar el eucalipto. Iban acompañados por un tractor, varias cuerdas y una bota de vino de gran capacidad. Transitaron por la bucólica senda del Camino de Santiago y en el bosque de Santa Lucía arrancaban la motosierra que no paró de ronronear hasta que el árbol se desplomaba en el suelo. Regresaron al pueblo, pelaron el eucalipto y dejaron el tajo preparado para las cuatro de la tarde.

A esa hora no quedaba más labor que amarrar en la cima del madero un palo con las banderas de España y Asturias y esperar la llegada de dos decenas de mozas que iban a jalear a los plantadores con sus tradicionales coplillas, acompañadas al tambor por Javier Rozada. Los mozos dispuestos a arrimar el hombro no eran muchos pero como la hoguera no era de porte descomunal, la plantación se sustanció en poco más de una hora.

Plantadores, animadoras, vecinos y visitantes se trasladaron a la Vega Tomasa y convertían el lugar en un pintoresco restaurante al aire libre porque desde las diferentes casas del pueblo fueron llegando tortillas, embutidos, quesos, empanadas y boronas. Y tampoco faltó el avituallamiento líquido.

La jornada había sido benigna, sin que se cumplieran los pésimos vaticinios meteorológicos de la víspera, y la tarde se remataba con la presencia de Héctor Braga, hombre de prodigiosa voz y un maestro en el manejo de los instrumentos tradicionales asturianos.

El próximo sábado, 24 de enero, se celebra en Bricia el día grande de la Virgen de la Paz. Habrá pasacalles a cargo de la banda de gaitas Picos de Europa, salida de los ramos, misa, procesión, subasta de los panes, festival folclórico y danza prima. Y para rematar, verbena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos