El argayo mantiene cortada la N-634 en Parres

l enorme argayo que cayó sobre las siete de la tarde de ayer en la N-634. /
l enorme argayo que cayó sobre las siete de la tarde de ayer en la N-634.

La carretera permanece cortada y ya ha sido reabierta la línea de Feve tras el desprendimiento de tierra. La región suma hoy su quinto día sin conexión ferroviaria con León

LUCÍA RAMOS / OLAYA SUÁREZ / OLGA ESTEBAN

El temporal de frío y nieve que ha azotado la región en los últimos días está remitiendo. Desde ayer por la tarde la meteorología ha mejorado en Asturias y se han apagado las alarmas. Todas, menos una, la que advierte del riesgo de aludes en la zona de los Picos de Europa. Durante la tarde y la noche ya no nevó en muchos puntos de la región, especialmente en aquellos que habían suplicado por una tregua. Pero, lejos de normalizarse, la situación sigue siendo complicada.

Si bien la autopista del Huerna sigue abierta (desde los cortes intermitentes del miércoles, cuando incluso llegó a estar cerrada completamente durante un par de horas, no ha vuelto a haber problemas) y el puerto de Pajares reabrió, incluso sin cadenas, a todo tipo de vehículos, las comunicaciones internas eran todavía ayer muy difíciles y, lo que es peor, por cuarto día consecutivo Asturias no tuvo conexión ferroviaria con la meseta. Ni la tendrá hoy, quinto día ya, porque después de una reunión mantenida a última hora de la tarde se decidió abrir los tramos cortados en Cantabria, pero mantener el cierre en el Principado. Renfe continúa con su Plan de Transporte Alternativo, es decir, que traslada a los viajeros hasta León en autobús. Pese a eso, ayer era posible adquirir billete para viajar hoy a León. Intentarlo con Madrid, salvo que se dispusiera de billete con antelación, es imposible por el momento hasta el martes.

Que el peligro no había pasado quedó claro a las siete, cuando la región vivió minutos de enorme incertidumbre y temor ante lo peor. A esa hora, un enorme argayo de casi tres metros de alto y 22 de largo caía sobre la carretera N-634, entre las localidades de Soto de Dueñas y Arobes, en el concejo de Parres (en concreto, en el punto kilométrico 347), afectando también a la vía férrea. Por momentos se barajó la posibilidad de que debajo de los kilos de tierra, ramas y piedra hubieran quedado atrapados algunos vehículos y sus ocupantes y saltaron todas las alarmas. Hasta el lugar se desplazaron efectivos de Bomberos de Asturias -con perros adiestrados-, Guardia Civil, Policía Local de Parres y personal de Carreteras.

Lo primero y más urgente fue el trabajo del equipo canino, que rastreaba la zona para saber si había personas atrapadas mientras se confirmaba que había un vehículo afectado, que se había encontrado el argayo de frente mientras circulaba y acabó subido a los materiales. El conductor salió ileso.

Finaliza rastreo sin encontrar vehículos enterrados

Efectivos de Bomberos y la Unidad Canina del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) han concluido las labores de rastreo y han podido comprobar que en el argayo no quedó atrapado ningún vehículo.

El delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo, y el consejero de Presidencia del Principado, Guillermo Martínez, presentes en la zona, ya habían dado esta madrugada por prácticamente descartado que hubiera vehículos o personas atrapadas.

Los bomberos, que comenzaron las tareas de desescombro sobre las 20:15 horas, procedieron a balizar la zona y a su iluminación, con grupos electrógenos, para comenzar a revisar el lugar para verificar que no hubiese vehículos atrapados.

El equipo de la Unidad Canina de Rescate del SEPA reconoció toda la zona y, tras confirmar que no había víctimas, se retiró del lugar a la 1:00 horas de esta madrugada.

Los efectivos de bomberos continuaron en el lugar facilitando la iluminación de la vía, mientras las palas excavadoras y los camiones fueron retirando la tierra y rocas del argayo y dieron por finalizada la intervención y se retiraron del lugar pasadas las 3:00 horas.

Tras el suceso, la Guardia Civil activó desvíos de la circulación a través de la carretera de El Collado tras este corte registrado en el punto kilométrico 347 entre las localidades de Ozanes y Arobesa.

La línea de Feve que une Oviedo y Santander ha reanudado su tráfico, desde las 6:40 horas, tras el desprendimiento de tierra de ayer.

Según han informado a Efe fuentes de Feve, empleados de mantenimiento de la compañía ferroviaria han limpiado los restos de tierra y rocas que habían caído sobre la vía que también afectó a la a la N-634, que seguirá cerrada al tráfico mientras duren los trabajos de comprobación de los taludes aledaños.

El delegado del Gobierno como el consejero de Presidencia destacaron la excelente coordinación entre administraciones en el desarrollo del dispositivo de emergencia en el que también han participado trabajadores municipales y de Protección Civil.

De Lorenzo recordó que se trata de una zona que en la que son habituales los "argayos", aunque no de este volumen.

El argayo de Parres fue uno de los incidentes más graves de una jornada en la que en Asturias seguían cerrados 14 puertos de montaña (la cifra fue descendiendo a lo largo del día) y 11 carreteras. Otros doce pasos de montaña requerían cadenas, así como 21 carreteras.

Los puertos cerrados son los de el Palo, Bustantigo, La Marta, San Isidro, El Connio, Tarna, Collada de Arnicio, Cerredo, La Colladona, La Cobertoria, La Colladiella, Somiedo, San Lorenzo y Ventana.

Las cadenas son necesarias para circular por Pozo de las Mujeres Muertas, Leitariegos, Campillo, El Acebo, Tormaleo, La Faya de los Lobos, Fresnedo, San Ignacio, El Cordal, Bustellán, La Casa del Puerto y La Garganta.

En la red regional de carreteras se encuentran cerradas nueve vías de comunicación por la nieve de los concejos de Boal, Cabrales, Cangas de Onís, Cangas del Narcea, Lena, Ponga, y Villanueva de Oscos y son precisas las cadenas para transitar por veintidós tramos de carreteras secundarias.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para hoy en Asturias prevé precipitaciones débiles y aisladas que pueden afectar a puntos del litoral oriental y a los Picos de Europa y que serán en forma de nieve por encima de 300 ó 500 metros.

125 cortes de carreteras

Desde el martes y hasta las seis de la tarde de ayer, el Servicio de Emergencias del Principado contabilizó casi 10.000 llamadas y 398 incidencias relacionadas con el temporal. La mayoría relacionadas con la red viaria: en estos días se han registrado nada menos que 125 cortes de carreteras, 201 incidencias ocasionadas por la presencia de nieve o hielo en la vía y se han llevado a cabo 50 limpiezas de la red viaria. En cuanto al número de pueblos que permanecían aislados, el Principado no facilitó ayer esa cifra, ya que, según aseguran fuentes del Ejecutivo regional, los datos dependen de Delegación del Gobierno. No obstante, el viernes fue el propio consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, quien anunció en Aller que había 77 núcleos de población sin acceso rodado y 80 puntos de carreteras y vías con incidencias. Sí se sabe que algunos pueblos recuperaron ayer la comunicación, pero no cuántos lo lograron.

A partir de hoy, cuando el temporal se aleja definitivamente de la comunidad, será el momento de arreglar desperfectos y analizar qué es lo que ha fallado. La cota de nieve sube ya a entre 300 y 600 metros y aunque seguirá haciendo mucho frío (las temperaturas mínimas se mantienen), las máximas empiezan a subir. Incluso se avanzan pocas probabilidades de lluvia en la mayor parte de la región y parece que a partir del lunes Asturias volverá a ver el sol.