La ladera de Parres suelta aún material descompuesto

La mini retroexcavadora, sobre una plataforma retirando los sedimentos ayer en el talud de la N-634. /
La mini retroexcavadora, sobre una plataforma retirando los sedimentos ayer en el talud de la N-634.

Una mini retroexcavadora se encarga de retirar los sedimentos sobrantes del argayo para sanear el talud y permitir el estudio de lo que hay detrás

SHEILA VACAARRIONDAS

El talud de la carretera N-634 donde se produjo el argayo de Parres continúa soltando materia descompuesta. En la jornada de ayer, una grúa de considerables dimensiones sostenía una mini retroexcavadora mientras ésta se encargaba de retirar de la frágil ladera todo el material que corre riesgo de desprenderse. Si bien ya se ha aplicado un sistema de limpieza de la zona con chorros de agua a presión para eliminar lo sobrante, la arenisca y las piedras continuaban cayendo a la carretera y la vía férrea durante la mañana debido al efecto del brazo de la pala sobre el terreno. Y es que, como ya apuntaron los ingenieros, podrían producirse nuevos desprendimientos «en otros cuatro o cinco kilómetros». Por ello se hacen imprescindibles estas labores previas, que darán paso a un estudio especializado de lo que se encuentra detrás del talud parragués.

en contexto

Cada vez se hace más evidente que la apertura de la nacional al tráfico llevará su tiempo. Lo principal, tal y como indican operarios de la obra, ingenieros y autoridades es que la vía sea segura. Mientras termina la rehabilitación de este tramo, el tráfico de la nacional tanto en dirección Oviedo como Santander se encuentra desviado. En la jornada de ayer se modificó el trazado de la nueva ruta, que los vehículos deben seguir para salvar el tajo afectado por el derrumbamiento. Ahora el grueso del tránsito se desplaza a través de las localidades de Llames de Parres, Cuadroveña y Prunales, según la dirección en la que se circule. Además en la jornada de ayer, los vehículos que circulaban por la N-634 en dirección Infiesto, debían tomar la salida de Cangas porque el paso recto se encontraba cortado.

El tiempo y lo que se encuentre tras la ladera determinará la apertura del paso a los vehículos en la carretera que comunica, entre otros lugares, los concejos de Parres y Piloña. Es ésta, por tanto, una vía muy transitada, pero hasta que los profesionales tengan completa seguridad de que no existe riesgo de desprendimientos en la ladera, no se abrirá al tráfico. «Habilitaremos un paso alternativo regulado seguramente por semáforos, que podría ser en un par de semanas» si todo marcha correctamente, apuntaba el jefe de Demarcación de Carreteras hace unos días.

Un tráiler atrapado

El desvío provisional de tráfico por el argayo del pasado sábado deja anécdotas curiosas como la de un camión polaco de 16 metros de longitud que quedó atrapado en la localidad piloñesa de Cúa. Al parecer, el conductor del tráiler había programado su GPS, pero al estar cortada la nacional, tuvo que elegir otros caminos, mucho más estrechos y menos conocidos que la N-634. Debido a las grandes dimensiones del vehículo y la estrechez de las vías secundarias, quedó atrapado casi durante un día, pero finalmente, una grúa y efectivos de la Guardia Civil lograron retirarlo.