Una gran malla cubrirá la ladera de Parres donde se produjo el argayo

En la tarde de ayer los obreros se encargaban de retirar parte  del material que posteriormente llevaron a vertederos. :: jorge peteiro/
En la tarde de ayer los obreros se encargaban de retirar parte del material que posteriormente llevaron a vertederos. :: jorge peteiro

Aunque el talud presenta una imagen más limpia, aún queda sedimento que retirar durante las próximas jornadas de la zona afectada

SHEILA VACA

Los trabajos para asegurar la ladera de Parres de la N-634 donde se produjo el espectacular argayo hace poco más de una semana siguen a buen ritmo. En la jornada de ayer los operarios se encargaban también de retirar el material sobrante del talud, aunque a simple vista se encuentra mucho más limpio, la pala retroexcavadora recorría la base de la ladera para retirar buena parte del sedimento que en lugar de caer a la carretera se acumulaba en dicha zona. El siguiente paso a dar será el de colocar una gran malla que recubra la zona que está previsto -si todo marcha como debería y si las condiciones climatológicas lo permiten- empezará esta misma tarde.

Aunque aún se desconocen los detalles de esta nueva actuación, que no solo cubrirá la zona afectada sino que se extenderá un poco más por la ladera, será de grandes dimensiones, unos 40 por 50 metros, aproximadamente. La colocación de la malla servirá para prensar la zona y contener los posibles derrumbamientos que puedan darse.

Han sido cientos de kilos de arenisca los que ha ido soltando la propia ladera, aunque aún queda tierra por retirar. Los encargados de la obra continuarán realizando dichas labores hasta que haya una cierta garantía de que no va a volver a producirse un derrumbe de esas características. Y es que, los argayos de los materiales rocosos «son más súbitos y generalmente más grandes, y por ello requieren un tratamiento distinto porque se trata de taludes en roca», indicó en su día el jefe de la Demarcación de Carreteras, César Fernández-Nespral. Una vez terminadas las labores de limpieza, se espera tener la roca a la vista y poder decidir cuál sería la mejor medida de anclaje para evitar nuevos desprendimientos.

Por su parte, el alcalde de Parres, Marcos Gutiérrez Escandón, se ha puesto en contacto con la Delegación del Gobierno para organizar una reunión en la que se hable de las posibles fechas sobre las actuaciones que se están llevando a cabo y las que se llevarán en la nacional.

Mientras termina la rehabilitación de este tramo, el tráfico de la nacional tanto en dirección Oviedo como Santander se encuentra desviado. Son varias jornadas las jornadas que lleva vigente la nueva ruta que los vehículos deben seguir para salvar el tajo afectado por el derrumbamiento. Ahora el grueso del tránsito se desplaza a través de las localidades de Llames de Parres, Cuadroveña y Prunales, según la dirección en la que se circule.