269 reses de Parres fueron sacrificadas en 2014 por la tuberculosis bovina

La reunión entre los ganaderos de Parres y los representantes de la Consejería se celebró en el salón de plenos del Consistorio. :: jorge peteiro/
La reunión entre los ganaderos de Parres y los representantes de la Consejería se celebró en el salón de plenos del Consistorio. :: jorge peteiro

Los ganaderos insisten que la fauna salvaje es la causante del contagio, aunque desde la Consejería aseguran en que «las pruebas que hay no permiten afirmarlo»

SHEILA VACA

La tuberculosis bovina es un problema que preocupa enormemente a los ganaderos de Parres. Y no es para menos. El pasado 2014 un total de 13 ganaderías se vieron afectadas por esta enfermedad, por las que 269 vacas fueron sacrificadas. 187 de ellas se eliminaron en un vacío sanitario, de las cuales 77 dieron positivo en el cultivo. Unos números alarmantes que se traducen en pérdidas económicas para los ganaderos parragueses y sus familias. Esos fueron los datos que arrojó ayer en Arriondas la directora general de Ganadería, Rosa Urdiales, durante la reunión mantenida con gran parte de los profesionales afectados y no por el brote.

La inquietud de estos trabajadores del campo, que se dejó sentir ayer, es descubrir la causa por la que se contagian sus animales y el incesante goteo permanente de casos de tuberculosis bovina que se llevan dando en el concejo desde 2011. Aunque ellos lo tienen claro: viene de la fauna salvaje, tejones, jabalíes o gamos. Los ganaderos pidieron hace semanas una reunión con responsables de la Consejería pues consideraban que «no tenemos ninguna información» con respecto a las pruebas que se estuvieron llevando a cabo en las correspondientes zonas afectadas.

Por su parte, Rosa Urdiales indicó que las «pruebas que tenemos sobre la mesa no nos permiten decir que sea la fauna salvaje la causa de contagio del ganado bovino». Lo hizo tras anunciar que durante 2014 en Asturias se tomaron muestras de 140 jabalíes, 54 de ellos en Parres, dando resultados positivos a la enfermedad en dos casos. En cuanto a los tejones, Urdiales apuntó que, durante 2014 se hicieron pruebas a 53 tejones, 17 de ellas en el concejo parragués, dando cero positivos. «No tenemos interés en ocultar nada, todo lo contrario. Creo que estamos trabajando con rigor y seriedad y éste es un problema que nos preocupa a todos, aunque somos conscientes de que quien está sufriendo las consecuencias económicas sois vosotros», manifestaba la directora general de Ganadería.

Los ganaderos asistentes a la reunión pusieron el grito en el cielo ante las conclusiones de la Consejería, puesto que consideran que las cosas no se están haciendo como deberían. «No es normal que en una ganadería se analicen todas las vacas y que de la fauna salvaje solo unos pocos. Vais por la muestra de sangre y acabáis con la cuadra entera», criticaba uno de los afectados.

«En Parres se lleva saneando las ganaderías desde 1981, cuando no había censo. Sé que la campaña se hace bien como también sé que los ganaderos siguen el protocolo que se marca desde la Administración, se hace el vacío correspondiente, esperan el tiempo de rigor para incluir nuevos animales para poder hacerlo con sus garantías. ¿Cómo es posible que a los tres meses esa cuadra vuelva a estar infectada?», indicó otro ganadero, que consiguió arrancar el aplauso de todos los asistentes.

Análisis en primavera

Intensificar el control sobre la fauna salvaje fue la principal conclusión obtenida. «Es la primera vez que se hace un estudio correspondiente a la fauna salvaje», apuntaba Urdiales. «Haremos una prueba de tuberculina en unas 50 explotaciones ganaderas que podrían estar afectadas en primavera, sobre el mes de abril, antes de que salgan a los pastos», añadió la responsable de las campañas de saneamiento ganadero del Principado, Fernanda Fernández. La tuberculosis bovina es una enfermedad que los animales se contagian con la respiración o el contacto, por lo que su transmisión en zonas de terrenos comunales donde las reses de diferentes explotaciones pastan juntas es relativamente sencilla.