Un falso túnel reforzará la N-634 en Parres para evitar futuros argayos

Un falso túnel reforzará la N-634 en Parres para evitar futuros argayos

Se está trabajando en anclar una malla de triple torsión a la que seguirá otra de cable más fuerte, además de reubicar una pantalla de contención

SHEILA VACALlanes

Seguridad. Ese es el fin último de todas las actuaciones que se están llevando a cabo en la ladera de Parres de la carretera N- 634 donde se produjo hace casi dos semanas un impactante argayo. Las tareas de saneado del talud para retirar el material sobrante aún prosiguen, aunque afortunadamente ya no se desprende tanta cantidad de arenisca como en los primeros días. Por ello, además del ambicioso estudio de la propia ladera para comprobar qué hay detrás de ella, se están dando nuevos pasos para hacerla más segura.

El primero de ellos ya está en marcha. Se trata de colocar una malla de triple torsión que recubra de arriba abajo la ladera. De eso mismo se encargaban en la tarde de ayer los operarios de la obra, algo que les llevará un tiempo. Aunque no quisieron hablar de fechas, serán varias las jornadas que tarden en anclar dicha rejilla de contención, ya que ha de hacerse con sumo cuidado. Dos obreros se ocupaban desde lo más alto del talud de extender cada uno de esos rollos individuales de unos 4 metros de ancho que se colocarán uno sobre otro, quedando útiles unos 3,8 metros. Las tareas son de máxima dificultad puesto que se hacen colgando de un arnés y gracias a la ayuda de una grúa.

Una vez fijada esta medida de contención se pondrá sobre la misma otra malla de cable mucho más fuerte, formada por una especie de nidos de abeja. Se consigue así que, en el caso de que parte de la arenisca que conforma el talud se desprenda, se encuentre con el primer filtro que sería la malla más fina y después con otro más consistente que sería la cableada y anclada por bulones.

Pero la cosa no queda aquí. Los responsables de la Demarcación de Carreteras creen que eso no es suficiente y por ello tienen previsto construir un falso túnel en el punto kilométrico 347 de la nacional -entre las localidades parraguesas de Arobes y Soto de Dueñas- para evitar futuros argayos en la zona. Ese túnel estaría compuesto por hormigón y cubriría de un lado a otro la nacional, dejando libre la vía del tren. Con este proyecto se busca que en el caso de que se produjese un desprendimiento del terreno, éste no llegase a alcanzar la calzada por la que circula el tráfico rodado, consiguiendo minimizar el daño en caso de accidente.

Doblada como un cigarrillo

Siguiendo con su objetivo de que la circulación por la N-634 sea segura en el porcentaje más alto posible, los técnicos volverán a colocar una nueva pantalla de contención como la que había antes de producirse el derrumbe, que con la fuerza y el arrastre del terreno quedó completamente destrozada y doblada como si fuese un cigarrillo.

Llevará un tiempo que esta carretera que comunica, entre otros, los concejos de Parres y Piloña vuelva a la normalidad. Los técnicos e ingenieros hablaban de «semanas» para su apertura total al tráfico y aunque barajaban la posibilidad de que fuesen dos, la complejidad y extensión de los trabajos invita a pensar que serán algunas más si se quiere hacer con garantías. «Habilitaremos un paso alternativo regulado seguramente por semáforos», apuntaron.

Mientras termina la rehabilitación de este tramo, el tráfico de la nacional tanto en dirección Oviedo como Santander se encuentra desviado. Son varias las jornadas que lleva vigente la nueva ruta que los vehículos deben seguir para salvar el tajo afectado por el derrumbamiento. Ahora el grueso del tránsito se desplaza a través de las localidades de Llames de Parres, Cuadroveña y Prunales, según la dirección en la que se circule.