Cangas reclama un estudio de la N-634 para aumentar la seguridad entre Llovio y Arriondas

A partir del Llano de Margolles es donde históricamente se han registrado la mayor parte de los accidentes en estre tramo de la nacional 634. :: daniel mora/
A partir del Llano de Margolles es donde históricamente se han registrado la mayor parte de los accidentes en estre tramo de la nacional 634. :: daniel mora

Ribadesella por su parte insiste en el beneficio de retomar proyectos como la autovía del Sella para frenar los accidentes

ANDREA INGUANZO

Los numerosos accidentes que se sudecen en el tramo de la nacional 634 entre Llovio y Arriondas no dejan indiferente a nadie y mucho menos a los responsables políticos. De ahí que los alcaldes de los tres concejos por los que discurre esta vía hayan querido reflexionar sobre las posibles soluciones que incrementen la seguridad de los conductores. Por ejemplo, Cangas de Onís considera que el primer paso para tratar de atajar los problemas que da este tramo de carretera es un análisis del mismo. «Desde la Demarcación de Carreteras del Estado, ya que se trata de un tramo de nacional, deberían de hacer un estudio en profundidad del trazado para saber cuáles son los motivos que llevan a los conductores a circular por un punto tan conflictivo y peligroso», considera el regidor cangués, José Manuel González.

El primer edil confirma que este último invierno «estamos viendo que hay un mayor número de accidentes, tanto que sobresale de lo que normalmente se registra en este punto, ya que siempre ha sido un lugar complicado para el tráfico». Es por eso que insiste en que «una vez completado un estudio especializado, se podrá determinar si el problema es del asfalto, si se necesita extender una capa antideslizante, como ya se ha hecho en otros puntos, o si son otros los motivos por lo que el número de accidentes va en aumento».

El conservador insiste en que los kilómetros de carretera entre las localidades de Llovio y Arriondas son «una zona muy sensible dentro de la comarca oriental» por lo que urge a los «gestores públicos» a «unir fuerzas para buscar soluciones a lo que son problemas de importante gravedad para nuestros vecinos».

La alcaldesa riosellana, Charo Fernández Román, no ve del todo mal la propuesta de estudiar en profundidad el trazado, aunque lo considera «un arma de doble filo». «Normalmente ese tipo de estudios siempre desencadenan en la supresión de accesos a pueblos, barrios o urbanizaciones y el incremento de las rayas contínuas, entre otras cuestiones», advierte. La regidora casquista defiende, por supuesto, el hecho de que «se invierta en mejorar la seguridad de esta carretera», pero en mente tiene otras soluciones que, en su opinión, podrían ser más efectivas. «La construcción de otras infraestruccturas, como la autovía del Sella, favorecerían a dosificar el volumen de tráfico que registra el tramo, al tiempo que mejoraría las conexiones con el hospital comarcal, que se encuentra en Arriondas», valora Fernández. «Circular por la N-634 en dirección a Arriondas o a Cangas de Onís quedaría con un uso secundario o incluso turístico, lo que favorecería en gran medida la prevención de accidentes».

Mantenimiento

Por su parte, el Ayuntamiento de Parres urge «un mantenimiento general de este tramo de la nacional». «Sería importante llevar a cabo esta actuación ya que se trata de una carretera que soporta un gran volumen de tráfico, entre turismos y camiones, y es lógico que esté sufriendo este gran deterioro».

Marcos Gutiérrez Escandón, alcalde parragués, insiste en solicitar, por parte de la Administración central, «un esfuerzo añadido para tratar de prevenir los accidentes que han ido en aumento durante los últimos meses».

La carretera N-634 a su paso por la comarca cuenta con numerosos puntos negros. Sin ir más lejos, entre Arriondas e Infiesto también se localizan zonas donde históricamente se han producido gravísimos accidentes. Desde la Administración ya se han llevado a cabo actuaciones hace años, sobre todo, extendiendo capas antideslizantes.