Vecinos y empresarios piden la mejora de la N-634 entre Arriondas y Llovio

Un vehículo circula por la N-634 entre Llovio y Arriondas a la altura de Llano de Margolles. :: daniel mora/
Un vehículo circula por la N-634 entre Llovio y Arriondas a la altura de Llano de Margolles. :: daniel mora

Consideran que el aumento de los accidentes se debe a las condiciones de la carretera y no a la velocidad de los vehículos

JUAN GARCÍA

Usuarios, vecinos y asociaciones empresariales de la comarca del Sella reclaman mayores medidas de seguridad vial en el tramo Llovio-Arriondas de la carretera N-634. Se trata de un trayecto en el que, a lo largo del nuevo año, se ha incrementado el número de accidentes de tráfico. El último el pasado lunes, cuando un vehículo quedaba volcado en la cuneta causando heridas leves a su conductora. Este último accidente generó tal cantidad de comentarios que hasta los colectivos empresariales se hicieron eco de semejante estado de inseguridad. Este fue el caso del presidente de Inactur, que reclamó la «inmediata reparación». Antonio Sánchez Cueto es uno de los habituales usuarios de esa carretera. «Por motivo profesionales la utilizo tres o cuatro veces a la semana y en los últimos meses es rara la semana en la que no se produce un accidente», afirmó. Por ese motivo, en nombre de los empresarios asociados a Incatur y del resto de usuarios reclamó una actuación rápida en la reparación, acondicionamiento o conservación de ese tramo de carretera.

Según explicó los puntos más conflictivos son los comprendidos entre Omedia-Llordón y Margolles-Picu la Vieya, «unos tramos con curvas peligrosas y asfalto muy desgastado que con un poco de lluvia se convierte en una pista de patinaje», indicó. Es más, otros habituales usuarios de la carretera han señalado que años atrás, «antes de que la crisis económica se agudizara, siempre se echaba un antideslizante, pero ahora llevan tres o cuatro inviernos sin hacerlo». Por ese motivo, cada vez son mas los que creen que tantos accidentes no son producto de la velocidad, sino del «pésimo estado de conservación en el que se encuentra esta carretera». Una vía de comunicación que en la primavera y en el verano ve incrementada la circulación con furgonetas y autobuses que transportan a los turistas que descienden el Sella en canoa.

Ante la necesaria y urgente mejora de este tramo de carretera, el presidente de Incatur considera conveniente ir más allá y convertirlo en un corredor verde en torno al Sella. Es decir, un vial con espacio para los vehículos, pero con sendas específicas para peatones y cicloturistas. «Está casi todo hecho. Solo hace falta voluntad política, porque con poco dinero se podría hacer una buena carretera, suprimiendo las curvas peligrosas y ampliando arcenes para el paseo a pie o en bicicleta de vecinos y turistas uniendo las tres localidades de Cangas de Onís, Arriondas y Ribadesella», explicó. Un corredor que además podría contra con áreas de descanso y zonas recreativas con hermosas vistas al río Sella.

Sánchez Cueto pidió el «frente común» de los tres ayuntamientos implicados ante el Ministerio de Fomento. El primero en aceptar la oferta fue el de Ribadesella. Su alcaldesa, Charo Fernández, lo ve conveniente porque «este es un eje importantísimo de comunicación entre la costa y los Picos de Europa». Sin embargo, su visión de futuro pasa por «retomar proyectos que se quedaron en el olvido», haciendo referencia sin mencionarla a la Autovía del Sella.