Nuevo accidente en la N-634 entre Llovio y Arriondas

El coche, abollado por un lateral, tras ser sacado por la grúa de una finca en Llordón. :: N. A./
El coche, abollado por un lateral, tras ser sacado por la grúa de una finca en Llordón. :: N. A.

La conductora de un Citroën Xantia que se salió de la carretera en Llordón tuvo que ser rescatada y trasladada al hospital de Arriondas

GUILLERMO FERNÁNDEZ

Cangas de Onís. El ya famoso kilómetro 333 de la carretera N-634, ubicado entre Llovio y Arriondas, y perteneciente al municipio de Cangas de Onís, volvía a registrar a mediodía de ayer un nuevo accidente automovilístico con salida de carretera de un Citroën Xantia, matrícula O-6921-BW. El vehículo iba pilotado por una mujer, que viajaba desde Ribadesella hacia Cangas de Onís. La conductora tuvo que ser rescatada del interior del coche, se quejaba de fuertes dolores en el cuello y fue trasladada en ambulancia hacia el Hospital de Arriondas. Mientras culminaron los trabajos del rescate del vehículo, la Guardia Civil de Tráfico se encargó de ordenar la circulación.

El siniestro ocurrió a la altura del pueblo de Llordón y como quiera que en ese tramo de carretera ya se produjeron 36 accidentes en los últimos catorce meses y siete en lo que va de 2015, un lugareño, con domicilio al pie de la ruta, valoraba ayer que «los coches entran en la curva y por el desgaste del asfalto, que está como un cristal, pierden la estabilidad en el eje trasero. Acaban derrapando y chocan contra el quitamiedos de la izquierda o se caen a un prado situado a la derecha».

La organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA) cataloga como 'puntos negros' algunos tramos de este trazado entre Llovio y Arriondas. Principalmente, la zona entre Triongo y Margolles, donde entre 2008 y 2012 se registraron una decena de accidentes con el saldo de trece personas heridas y una fallecida. Lo cierto es que el número de siniestros va en aumento y cada día son más los usuarios de la ruta que demandan que sobre la carretera se extienda una capa antideslizante o se acometa una renovación total del asfalto. Y el alcalde de Cangas de Onís pide «un estudio a fondo de la situación».