Los vehículos vuelven a circular por la N-634 a su paso por Arobes tras 53 días

Los coches ya pueden circular con cierta normalidad por la N-634 a su paso por la localidad parraguesa de Arobes, gracias a un carril alternativo en dos sentidos, que está regulado por dos semáforos. /
Los coches ya pueden circular con cierta normalidad por la N-634 a su paso por la localidad parraguesa de Arobes, gracias a un carril alternativo en dos sentidos, que está regulado por dos semáforos.

Dos semáforos regulan el tráfico rodado en ambos sentidos, lo que genera pequeñas retenciones

SHEILA VACALlanes

Han tenido que pasar casi dos meses para que la N-634 a su paso por Arobes volviese a tener tráfico rodado. Un total de 53 días desde que se produjo el espectacular argayo que mantuvo la carretera cortada para asegurar la zona, días en los que se ha trabajado de una manera muy intensa, desde la mañana hasta la noche. Ayer fue una fecha importante para el concejo de Parres y para la comarca oriental en general porque se hacía efectiva la apertura de un carril de circulación alternativo, adelantándose una jornada sobre lo que estaba previsto. La celeridad de los trabajos ha hecho posible que la nacional esté lista para soportar nuevamente el peso del tráfico, eso sí, medido y controlado. La diferencia en un día puede parecer pequeña, pero para los que normalmente hacen uso de la vía, compensa bastante. Hasta la zona se desplazaron tanto el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, el jefe de la Demarcación de Carreteras, César Fernández-Nespral, el alcalde y el teniente de alcalde de Parres, Marcos Gutiérrez Escandón y Emilio García Longo, además de técnicos y demás personal especializado.

El reloj marcaba las 13.15 horas cuando el primer coche hizo uso del nuevo tramo habilitado. Era el primero de muchos, ya que su apertura era una demanda muy acuciada por los usuarios de la vía y también por los vecinos de los pueblos que han sufrido los desvíos del tráfico por sus carreteras. Se trata de un carril de unos 110 metros de longitud marcado por unas barreras móviles de color rojo y blanco y regulado por dos semáforos, situados en ambos extremos del carril. Desde que se diese el pistoletazo de salida, el vaivén de los vehículos fue constante durante toda la jornada, prueba fehaciente de que era algo que se esperaba como agua de mayo. Así lo reflejaba Avelino Antuña, que se mostraba contento de poder circular por la nacional. «La verdad es que prefiero esperar unos minutillos que meterme por carreteras mucho más estrechas y complicadas. Es un alivio que ya esté abierta», indicaba este usuario habitual del vial.

De hecho, pasada media hora de su inauguración oficial, en el punto kilométrico 347 de la nacional, se dibujaban y desdibujaban pequeñas alfombras de coches en ambos sentidos, según diese paso el semáforo por cada lado. Es normal que se formen pequeñas retenciones al haber solo un carril, pero por el momento no se puede hablar de largas colas, ya que los semáforos tienen marcado un tiempo máximo de espera de 5 minutos, aunque, tal y como explicaron los técnicos, variará en función del tráfico en sí. Habrá en todo momento agentes de la Guardia Civil que se encarguen de controlar la zona para evitar que allí surja algún inconveniente y que podrán regular los semáforos dependiendo de las circunstancias.

La previsión que se maneja desde la Demarcación de Carreteras es que ese carril permanezca operativo hasta que finalice toda la obra, es decir, hasta que se acabe de construir el falso túnel que complementará a las medidas de contención ya ejecutadas, como las dos mallas de contención y la pantalla antidesprendimientos. Los operarios se tomarán un respiro durante las vacaciones de Semana Santa y volverán a la faena con un ritmo de trabajo variable tras ese periodo de tiempo para comenzar a levantar el falso túnel de 70 metros, que ya tiene colocados los anclajes. En primer lugar se trabajará en el lado más próximo a la ladera y una vez hecho, se pasará al lado cercano a la vía del tren y, por ello, se desplazará el carril de circulación al otro lado, para que puedan convivir el tráfico rodado y los trabajos de protección. El jefe de Carreteras en Asturias, César Fernández-Nespral apuntaba a que no se cerrará el tráfico, «exceptuando algún corte puntual, en el caso de que tengan que entrar camiones con hormigón» o alguna cuestión del estilo que no sea compatible con la actividad en la nacional.

El alcalde de Parres, Marcos Gutiérrez Escandón, valoraba tanto la apertura del carril como la ejecución de los trabajos en el talud y aprovechó la ocasión para agradecer a los vecinos de Prunales, Llames de Parres, Cuadroveña y Huexes «porque han demostrado una paciencia estoica, soportando todo el peso del tráfico». «La ladera ha quedado segura, que era el objetivo principal», sumaba el regidor.