La N-634 se volverá a cerrar al tráfico en Arobes y se habilitarán de nuevo los desvíos

Los operarios esperan a que haya una orden de Delegación de Gobierno para comenzar a hormigonar el techo del falso túnel de Arobes, en la N-634. /
Los operarios esperan a que haya una orden de Delegación de Gobierno para comenzar a hormigonar el techo del falso túnel de Arobes, en la N-634.

En los próximos días se procederá a hormigonar el techo del falso túnel y por ello se impedirá el tránsito de vehículos

SHEILA VACALlanes

Al falso túnel de la localidad parraguesa de Arobes le queda muy poco para completarse. La estructura de la N-634 elegida para asegurar toda la zona tras el espectacular argayo producido en febrero tiene la forma bien definida, las dos paredes laterales ya se encuentran levantadas así como el esqueleto del techo, aunque aún queda que esta parte sea revestida de hormigón. Pero para ésto habrá que tomar ciertas precauciones, y es que los operarios de la obra se encuentran a la espera de que la Delegación del Gobierno y la Demarcación de Carreteras en Asturias den la orden de empezar con el hormigonado de la parte superior del túnel porque esto traerá consigo un nuevo corte de tráfico en la carretera nacional que obligará, a su vez, a reactivar de nuevo los desvíos provisionales habilitados durante las labores de limpieza del talud parragués.

Hasta ahora los vehículos circulan con normalidad por el único carril habilitado, ya que el tráfico se encuentra regulado por un par de semáforos a uno y otro lado de la carretera que dan paso alternativo. Mientras, los obreros trabajan con normalidad, pero una vez que se pongan con la techumbre de la estructura, necesitarán que no haya tráfico para mover todo el material necesario y también por la seguridad de los propios coches. Estas labores, las del hormigonado de la parte más alta del falso túnel, tendrían que haber comenzado este pasado lunes, así estaba previsto, pero con la celebración de la feria de Corao del martes, fueron muchos los ganaderos que se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Parres para solicitar que se aplazasen estos trabajos porque tanto el martes como los días previos iba a haber un continuo vaivén de camiones y demás vehículos en la zona que tendrían que recurrir a los desvíos por carreteras secundarias mucho más estrechas.

La petición fue trasladada desde el Consistorio parragués a la Delegación de Gobierno, que entendió la situación y que aún no ha decidido cuándo se procederá al corte, si a finales de esta semana o a primeros de la próxima. Tampoco se sabe cuánto tiempo permanecerán habilitados los desvíos de provisionales, aunque se habla de un par de jornadas como máximo. Desde hace unos días la intensidad de los trabajos en Arobes ha disminuido considerablemente, ya que los trabajadores están a la espera de proceder con el hormigonado del techo, pero eso no significa que hayan cesado. Varios de ellos se han encargado estos días de realizar pequeños ajustes e el interior de la estructura.

Aproximadamente serán unos 1.200 metros cúbicos de hormigón los que se utilicen para construir la estructura entera, incluyendo el muro de contención que completará las labores se seguridad en este tramo de la nacional 634. No obstante, todo parece indicar que se cumplirá el plazo previsto de abrir la carretera definitivamente al tráfico en junio, al inicio de la temporada estival, con los dos carriles en activo. Esa es la fecha que había barajado Gabino de Lorenzo en la última visita que hizo a las obras, el pasado 1 de abril, cuando se procedió a habilitar el paso alterno tras 53 días sin que ese tramo de la nacional soportase el peso de vehículos.

Plan de acción

El desprendimiento de la ladera se produjo el sábado 7 de febrero, en torno a las siete de la tarde, a la altura del punto kilométrico 347, en las inmediaciones de Arobes, en el concejo de Parres. En el incidente se arrastraron gran cantidad de rocas, tierra y árboles hasta llegar a cubrir la totalidad de la carretera en un tramo de unos 20 metros de longitud y con una altura comprendida entre los 3 y 4 metros, afectando también a la vía férrea que discurre paralela a la carretera. Fue el mayor argayo del país en el último año.

Con rapidez se procedió a realizar un estudio de todo el talud para establecer tras ello un plan de acción con el único objetivo de hacer segura la zona. Además de eliminar el material sobrante de la ladera y analizar qué había tras ella, se procedió a la colocación de dos mallas de contención y a la construcción del falso túnel de 70 metros de longitud en forma de galería antidesprendimientos. Una de las características de esta estructura es que todo el techo tendrá lo que se llama 'relleno montera', compuesto de arenisca y grava, que en caso de que se desprenda alguna roca del talud quedará atrapada, impidiendo que pueda caer sobre la vecina vía del ferrocarril de Feve. Además, el muro del falso túnel que da hacia la vía tiene ventanas para que entre la luz.