Los dos asturianos heridos en un accidente aéreo en Huesca continúan estables

Borja Márquez./
Borja Márquez.

Uno de ellos es Borja Márquez, fundador de los semanarios El Fielato y El Nora, de 60 años y vecino del concejo de Parres

A. I.

Ingresados en la Unidad de Quemados del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, allí permanecen evolucionando favorablemente dentro de la gravedad los dos asturianos heridos en un accidente aéreo en el Pirineo oscense el pasado jueves. Uno de ellos es Borja Márquez, fundador de los semanarios El Fielato y El Nora, de 60 años y vecino del concejo de Parres. Él, según cuentan sus compañeros, llevaba volando entre 5 y 6 años y el accidentado era «el segundo aparato que tenía en propiedad». Se trataba de un ultraligero que pudo despegar en Asturias y del que se desconoce lo que pudo ocurrir. Según han podido saber personas cercanas al afectado, «él se tuvo que ver obligado a provocar un aterrizaje forzoso en una zona de pinos».

De la aeronave salieron por sus propios medios, pero ahora su pronóstico es reservado. «Borja se encuentra ingresado en la UVI, consciente, pero muy pendiente de varias fracturas e importantes quemaduras en brazos y piernas», indicó el director de El Fielato, Javier Peruyera. Sobre su acompañante, una mujer de 36 años vecina de Luarca, pocos datos han trascendido, aunque parece que su pronóstico reviste mayor gravedad. Según apunta la familia y los allegados de Márquez «aunque los médicos son cautos, la recuperación va a ser un proceso lento».

El accidente se produjo en una ladera de montaña ubicada en el término municipal de San Juan de Plan, en el Pirineo de Huesca, donde la aeronave se incendió tras la colisión.