Parres reclama que las obras que protegerán Arriondas de las riadas se ejecuten en 2016

El proyecto contempla la sustitución de varios puentes, como el que comunica la villa de Arriondas con el parque de la Concordia. /
El proyecto contempla la sustitución de varios puentes, como el que comunica la villa de Arriondas con el parque de la Concordia.

La empresa que está redactando el proyecto ha solicitado un permiso para realizar una serie de sondeos en la zona

ANDREA INGUANZO

El Ayuntamiento de Parres ha recibido una solicitud por parte de la empresa que se encuentra redactando el proyecto para defender a la localidad de Arriondas de las inundaciones para la realización de una serie de sondeos. Sería este uno de los últimos pasos para finalizar con la elaboración del mismo, ya que se espera que esté totalmente concluido para el próximo otoño.

El alcalde parragués, Emilio García Longo, explica que la solicitud llegó hace días pero que aún no se le ha dado respuesta. «Hemos estado inmersos en las tareas de organización de la nueva corporación municipal, pero a partir de esta semana esta cuestión será una prioridad», detalló. De este modo se espera que la empresa Fulcrum, Planificación, Análisis y Proyectos, ejecute próximamente dichas intervenciones en el entorno de los ríos Sella, Piloña y Chico, aunque no se ha especificado concretamente dónde trabajarán.

De esta forma se avanzaría ya casi definitivamente en un proceso de redacción que se iniciaba en el pasado mes de enero, cuando el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), a través de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), adjudicaba el proyecto a la mencionada empresa por un importe de 172.287,59 euros de presupuesto. La compañía contó desde el principio con un plazo de ejecución de ocho meses para entregar el trabajo, que todo apunta a que podría terminar cumpliéndose. Y es que la previsión por parte de CHC es que «en el próximo otoño la redacción quede finalizada», señaló Longo. El regidor quiere confiar en este plazo pero insiste que lo que más la interesa es que «posteriormente se ejecuten las obras».

El socialista Emilio García Longo recuerda que Arriondas «tiene los suficientes antecedentes en materia de inundaciones como para convertirse en una prioridad» y, por eso, «no dejaremos de insistir y presionar a las administraciones para que se ejecute a la mayor brevedad». Es evidente que durante el presente ejercicio será difícil que los trabajos arranquen pero, como compromiso, en su última conversación el regidor logró rascarle a la Confederación una previsión. «Me han afirmado que el presupuesto para la ejecución de este proyecto se incluiría en los presupuestos generales de 2016, pero con todos los cambios de gobierno pendientes aún, no será hasta el próximo verano cuando se elaboren, demasiado tarde para poder esperar que se ejecute tampoco en el próximo año». A pesar de sus bajas expectativas, el Ayuntamiento no dejará de insistir en este asunto.

«La cercanía con los ríos y la influencias de las cuencas a la hora de desarrollar urbanísticamente el concejo, sobre todo la villa de Arriondas, nos condiciona totalmente. Necesitamos esa obra y, por ello, pondremos a disposición de la empresa redactora del proyecto como de cualquier administración todo lo que esté en nuestra mano para que salga adelante cuanto antes», insistió.

Fue en julio del año 2013 cuando, en rueda de prensa, CHC anunciaba haber concluido un completo análisis de los puntos más problemáticos de los ríos Sella, Piloña y Chico y, por lo tanto, ya tenía en papel las posibles soluciones para evitar inundaciones como la registrada en la capital parraguesa en junio de 2010. El presidente de CHC, Ramón Álvarez Maqueda, y el director técnico de la misma, Manuel Fernández, presentaron entonces una hoja de ruta, resultado de un amplio estudio basado en aquella gran riada que causó uno de los mayores desastres naturales conocidos en la comarca Oriental de Asturias en las últimas décadas.

Desarrollo de las obras

La actuación que se diseñe en el proyecto que se encuentra en la fase final de su redacción estará comprendida entre el puente de la variante de Arriondas -aguas arriba del hospital- y las curvas de Ricao, en el río Sella. Consistirá básicamente en la sustitución de puentes y estructuras que supongan en la actualidad un constreñimiento de la circulación fluvial en los casos de grandes avenidas, así como la elevación de los cajeros existentes, el estudio y readaptación si fuese necesario del sistema de drenaje urbano, la eliminación y sustitución de un colector ya existente en el río Chico, el encaje de tres arroyos afluentes del río Piloña, la habilitación de accesos y, en definitiva, todas las actuaciones encaminadas a la protección de las áreas urbanas. Destaca sobre el resto de trabajos previstos la proyección de un nuevo puente sobre el río Piloña, que comunicará Arriondas con el parque de la Concordia y que sustituirá al actual.