Memoria viva del Descenso del Sella

Al fondo, Modino, conversando con los mayores en la residencia. /
Al fondo, Modino, conversando con los mayores en la residencia.

Juntos revivieron historias de la fiesta de las Piraguas y debatieron sobre la evolución, las tradiciones y hasta las promesas del deporte

ANDREA INGUANZO

«¡Atiende, que está muy interesante!», se decían unos a otros durante la animada charla. Una treintena de usuarios del Centro Polivalente de Recursos para personas mayores de Arriondas disfrutaron de una visita muy especial y significativa en la semana que nos encontramos, la del presidente del Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella (CODIS), José Antonio Modino. Se ha convertido ya en una cita anual a la que se niegan a faltar ninguna de las partes. Durante el encuentro, sale a la luz la memoria y la historia viva de la Fiesta de las Piraguas, la que con gran cariño guardan esas personas de gran experiencia que son nuestros mayores.

Y allí, de pie y luciendo uniforme oficial, se plantó Modino durante más de una hora. Respondió a todas las preguntas y aclaró todas las dudas ya que, los protagonistas de esta actividad, no terminan de entender cómo han ido evolucionando las cosas hasta llegar a la celebración actual. «¿Sigue parando el tren durante el recorrido, a la par que los piragüistas? ¿Para en la 'Requexada'?», preguntó la riosellana Esther Corral muy interesada. Negativa fue la respuesta del presidente del CODIS, que lamentó que hoy en día «las normativas no nos permitan hacer muchas cosas por cuestiones de seguridad pero que, entiendo, para mucha gente son las verdaderas tradiciones».

Pero no se cerró al cambio Modino. Cómo iba a hacerlo. Su seña de identidad al frente del Comité es la innovación. «Dionisio de la Huerta fue quien ideó todo esto y él, cada año, hacía cosas nuevas. No podemos permitir que ahora la fiesta se quede estancada», valoró. «Las Piraguas no cambian, mejoran con los años», opinó María Paz Alonso, natural de Moreda, pero muy interesada en la tradición sellera. Otros, como Josefa Villaverde, de Collía, rememoraban con nostalgia «aquellos desfiles de 'Les Piragües' con cabezudos y con bandas de música en lugar de gaitas». Ella misma también recordó un año que bajó a ver la salida «y bajé en coche, porque vino una tía de Cuba, pero no me gustó nada. A mi lo que me prestaba era bajar andando».

No faltó quien presumió de nieto o nieta palista ante el director de la prueba piragüística más famosa de Asturias. «A ver si gana mi nieto, que está en un club en Cangas», se oyó. De clubes y de apellidos de vencedores también se debatió un rato. «Llamedos hay tantos que no sabe uno ya el parentesco que tienen», confesaban los mayores, recordando también a quien fuese presidente del CODIS tantos y tantos años. De hoy en día el apellido que más les suena es Bouzán. «A ese hay que seguirle por la tele porque es el que gana», bromeaban.

Los mayores del centro parragués están al día de toda la actualidad y lo demuestran. «Este año ya no se celebra con 'Les Piragües' esa fiesta de la juventud que, estando a 9 kilómetros de distancia, solo se oye el 'boom-boom' todo seguido», opinaba una mujer, mientras otra replicaba que, en realidad, «no molestaba tanto». Modino opinó que, a la competición, «no le afectaba para nada», pero que es positivo que se siga celebrando «porque al final, que vengan a la zona 35.000 personas, genera muchísima riqueza».

Descenso en seco

Preparados para celebrar su 'Descenso del Sella en seco', los mayores mostraron al presidente del CODIS sus remos y sus collares de flores hechos a mano, que utilizan para esta peculiar competición. «Salimos al jardín y representamos el Descenso», detallaron las monitoras. Pensando en los collares también salió a la palestra el tema de los carteles anunciadores, «que este año hubo hasta tres, pero el más guapo es el último», confesaron.

Con ansia por ver por televisión el momento de la salida, ya que «aunque por ganas no es, a nosotros no nos dejan salir», bromearon, Modino señaló que «la retransmisión de los últimos años está gustando mucho». «Los cambios introducidos han debido gustar, porque este año son 200 palistas más los que estarán en la prueba», apuntó.