Ribadesella y Parres valoran como «positivo» el 79 Descenso del Sella

Emilio García Longo. /
Emilio García Longo.

Aseguran que la afluencia de visitantes fue mayor que otros años, se reavivó el sentimiento sellero y los alojamientos colgaron el cartel de completo

SHEILA VACA

«Positivo». Así analizan los alcaldes de Parres y Ribadesella, Emilio García Longo y Charo Fernández Román, la Fiesta de las Piraguas en su edición número 79. Tras días de celebraciones, llega el turno de sentarse sobre la mesa y analizar cada uno de los aspectos de esta cita popular. Y es que aún continúan con «la resaca» de los festejos, pero afirman que «aunque este año ha ido todo como estaba planeado, siempre intentas buscar la manera de mejorarlo» de cara a las próximas ediciones de esta fiesta deportiva. Porque si algo deja latente la masiva llegada de selleros es que a esta cita le queda cuerda para rato.

«El balance es bueno. La afluencia fue superior a otros años y todos los actos han ido rodados, desde el viernes con L'Allume, pasando por el desfile, que creo que fue el mejor de todos, y la prueba deportiva», destacaba el regidor parragués. García Longo hace especial hincapié en la organización de cada uno de los actos programados desde hace meses, «que afortunadamente fueron muy ajustados en tiempo».

Pero si con algo se le llena la boca al alcalde de Parres es el resurgimiento de la conciencia popular sobre la Fiesta de la Piraguas. «Es importantísimo que vuelva ese sentimiento por el Sella, ver los balcones de Arriondas engalanados para la ocasión, los escaparates y sobre todo la gente, es lo más importante. Y en este sentido la agrupación Selleros ha hecho un trabajo muy grande. Se han recuperado los valores originales», comentaba Emilio García Longo. Además cree que la no celebración del festival de música Aquasella no ha supuesto una pérdida de visitantes «porque se ha apostado por dinamizar los días anteriores».

Organización

En la misma línea de opinión se encuentra la regidora riosellana. «Fue muy bien, hubo unas 400 personas menos acampadas y los alojamientos se encontraban llenos, que es lo que importa. Los hosteleros también han aumentado las ventas y se consiguió una circulación fluida», apuntaba Charo Fernández Roma. Por ello, agradece el dispositivo de seguridad desplegado para la ocasión «desde la Policía Local, Guardia Civil y Protección Civil». También la implicación y el trabajo de Juan Ramón Díaz Mier, que «posibilita que cuando llega la fecha en cuestión todo el mundo esté en su puesto y sabe lo que tiene que hacer», sumaba la alcaldesa riosellana.

Pero nadie se relaja, sino todo lo contrario, recién acabada la cita sellera las autoridades competentes ya piensan en cómo será la siguiente. Fernández Román indicó que, aunque no se pueden revelar todavía, ya hay algunas propuestas para mejorar y engrandecer la fiesta. Destacó además el «logro» de los agentes de «acabar con la venta ambulante pirata».