«Las averías son independientes a la obra de renovación de la red de agua»

Un momento de la sesión plenaria extraordinaria celebrada ayer en el Ayuntamiento de Parres. /
Un momento de la sesión plenaria extraordinaria celebrada ayer en el Ayuntamiento de Parres.

La oposición carga contra el gobierno parragués por la gestión de los problemas de la traída de Arriondas, mientras que el PSOE defiende la rapidez al solucionarlos

SHEILA VACA

Con motivo de urgencia se celebró ayer un pleno extraordinario en el Ayuntamiento de Parres centrado en analizar, tanto por el equipo de gobierno, como por la oposición, las anomalías surgidas en la red de abastecimiento de agua días atrás. Hasta tres días seguidos llegaron a estar sin suministro los vecinos de Arriondas lo que provocó incluso una protesta con cacerolas y pitidos como protagonistas para reclamar la vuelta de un servicio básico. El alcalde del concejo, Emilio García Longo, destacó que en todo momento hubo y hay una comunicación directa entre los técnicos municipales, los de la Consejería de Fomento y la empresa que ejecuta las obras de la renovación de la traída de agua de la villa. «Desde que se localizaron las averías en la zona de Romillo trabajamos conjuntamente para paliar el problema lo antes posible», sumaba el regidor.

Fueron necesarios más de un millón de litros de agua y servirse del depósito auxiliar de Pendás, así como los de otras localidades cercanas a Arriondas. El portavoz de Foro en el Consistorio, José Luis López Cueto, preguntó al alcalde si ese agua utilizada cumplía los controles de calidad pertinentes, así como si los técnicos de la obra creen que los trabajos que se están llevando a cabo en la red son los que ocasionan las averías o si éstas ocurren independientemente de la ejecución de los mismos. «Hay que aclarar que no es que haya habido cortes sino que el agua no llega al depósito general. Esas averías aparecen independientemente de las obras porque se trata de una red totalmente obsoleta con tuberías que dan problemas se esté o no trabajando cerca. Entre 2011 y 2014 se registraron 65 averías», apuntaba García Longo, que hizo hincapié en que el Servicio de Calidad Ambiental emitió un informe favorable con respecto al agua empleada durante esas jornadas.

Lo que sí le urge al Ayuntamiento son las autorizaciones necesarias para poder trabajar en una zona concreta que afecta a la N-634 y a las vías del tren. «Si ocurriese algo aquí sí que tendríamos un verdadero problema muy difícil de solucionar y ya tenemos permiso de la Delegación del Gobierno para actuar en la nacional», apuntaba el alcalde de Parres. Asimismo quiso dejar claro que los materiales empleados en la obra «son los que vienen en el proyecto y los mismos que usa el Servicio de Agua Municipal».

«Abandono»

Por su parte, el edil del Partido Popular José Ángel Fernández, considera que los problemas surgidos con el agua se deben «a un abandono por parte de equipo de gobierno, que no ha informado debidamente a los vecinos de todo lo acontecido y que trae consigo un aluvión de críticas y quejas a la administración local». Tanto García Longo como el concejal de Obras en el Ayuntamiento parragués, Álvaro Palacios, apuntaron a la «rapidez» con la que se solventaron las averías y la necesidad de ejecutar la renovación de la red de abastecimiento que avanza «a buen ritmo» y probablemente finalice antes del plazo previsto, el 31 de diciembre, «porque ya se ha ejecutado casi un 50%».

Luisa María Rojo, portavoz de IU, criticó que por culpa de las averías «marchaban de Arriondas autobuses llenos de turistas y eso no lo podemos permitir» e indicó que un técnico «ya sabía que se iba a producir algún problema porque no estaba preparada la red para aguantar la presión que se hizo». Además, pidió explicaciones sobre la situación de la empresa y las responsabilidades del Ayuntamiento al respecto, a lo que la secretaria municipal indicó que «la obra no es competencia directa del Consistorio, solo es un colaborador». Por su parte, el alcalde se comprometió a informar mejor a los parragueses en el caso de que se produjese una nueva avería.