5,8 hectáreas a la venta en San Antolín

Panorámica de la finca del monasterio de San Antolín, en la localidad llanisca de Naves, que está a la venta excluyendo la iglesia. /
Panorámica de la finca del monasterio de San Antolín, en la localidad llanisca de Naves, que está a la venta excluyendo la iglesia.

Llanes Inmobiliaria oferta la finca del monasterio, excluyendo la iglesia

GUILLERMO FERNÁNDEZ

Roberto Lamuño, propietario de Llanes Inmobiliaria, confirmaba ayer que su empresa tiene a la venta «desde hace más de dos años», cuatro sextas partes de la finca de San Antolín de Bedón en la que se encuentra enclavado el célebre monasterio. Y quiso dejar muy claro que la iglesia románica del siglo XIII «queda excluida de la operación de compraventa». El terreno ofertado tiene una superficie de más de 58.000 metros cuadrados y en el mismo se encuentran ubicadas dos casas, una cuadra, un tendejón y un gallinero. La primera escritura de la finca, en pleno dominio y a favor de José Pesquera García, data del 28 de febrero de 1870 y al describir la propiedad, ante el notario Miguel Gutiérrez Collado, se indica que «forma un coto redondo, sin más propiedad ajena que la iglesia que corresponde al Estado, como exceptuada de la venta».

José Pesquera García, el dueño original del terreno que falleció soltero, contaba con una propiedad de superior cabida que con el tiempo se repartieron los hijos de Juan Pesquera, sobrino y heredero del primer propietario. En la actualidad, de esas cuatro sextas partes puestas a la venta, una pertenece a María Teresa Pesquera y las otras tres a su yerno, el industrial llanisco Gustavo Berbes Blanco. Las dos restantes fueron adquiridas por una empresa inmobiliaria, que es posible que también pudiera estar interesada en vender, aunque de momento nadie tiene confirmación de esa circunstancia. El total de la propiedad tiene una valoración de 1,2 millones de euros.

La propiedad del monasterio, y su lamentable estado de conservación, está generando bastante controversia en los últimos años. De la escritura original se desprende que la titularidad corresponde al Estado y así lo asumió a principios del año 2014. Pero en noviembre de ese mismo año, según explicaba ayer Marisa Elviro, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Llanes, «el Estado daba marcha atrás en base a una doctrina de actos propios, al darse cuenta de que no podía contradecirse a sí mismo y si, con bastante anterioridad a 2014, había asumido que no era suya, ahora no podía decir lo contrario».

La nueva corporación llanisca está intentando por todos los medios a su alcance que el Estado asuma la propiedad del monasterio y, a tal efecto, «mantenemos contactos con la Delegación del Gobierno y el Principado», detallaba Marisa Elviro. El Ayuntamiento de Llanes no contempla con malos ojos la venta de la finca, «un terreno con poco margen de maniobra urbanística; reducida, si se pudiera, a rehabilitar los edificios existentes, pero sin acometer ninguna obra que afecte al monasterio», opinaba ayer la titular de Cultura.

La última escritura del coto de San Antolín es del año 2000 y en ella, además de recoger el nombre de los actuales titulares, se detalla que la propiedad de 58.000 metros cuadrados limita al Norte con el Abra del río Bedón; al Sur con Joaquina Pesquera y los herederos Sordo Pesquera; al Este con más de esta herencia, y al Oeste con la carretera Oviedo-Santander. Quedan por resolver las mil historias de la propiedad del monasterio hasta hoy.

 

Fotos

Vídeos