La suerte viaja hasta Parres

Juan Carlos Arboleya, el cuponero que repartió la suerte en Arriondas, ayer en la villa. /
Juan Carlos Arboleya, el cuponero que repartió la suerte en Arriondas, ayer en la villa.

Es la tercera vez que José Carlos Arboleya entrega un premio, que recayó en esta ocasión en pacientes del Hospital Grande Covián

SHEILA VACA

Quien no juega no gana. Eso dice el dicho, pero la suerte tiene que estar de tu lado y parece que José Carlos Arboleya la tiene bastante cerca. Tanto que ayer este cuponero de la ONCE repartió 350.000 euros en la villa de Arriondas. Tiene su punto de venta en el quiosco de la plaza Venancio Pando, pero también se acerca hasta el Hospital Grande Covián para vender boletos. Fue precisamente ahí donde recayó el premio, con el número 03845. «Fueron 10 cupones de 35.000 euros cada uno». Cinco de ellos fueron repartidos, es decir, una persona se llevó dos y, otras tres, un boleto cada una. Los cinco restantes viajaron en el bolsillo de un único comprador, «con lo que ganó 175.000 euros», explicaba Arboleya.

Una alegría que llega por dos vías, las de los afortunados y también la del propio José Carlos, que dice que «no hay mejor imagen que ver la expresión de alguien cuando se entera de que se ha llevado el premio. Es una emoción tremenda». Además, al haberse repartido los diez boletos en el hospital comarcal, «no sé si los pacientes se habrán curado de la enfermedad, pero seguro que algo mejor si que están», bromeó.

No es la primera vez que José Carlos da un premio tan grande, sino que es la tercera. La primera fue a los tres meses de empezar a trabajar con la ONCE, en 1994. «Entonces di un premio de 250 millones de pesetas y este verano hizo dos años desde que entregué otro de 35.000 euros», comenta. Y muchas ocasiones, «unas doce o quince aproximadamente», ha estado a punto de dar más alegrías en forma de dinero. «El día de la Santina, sin ir más lejos, estuve verdaderamente cerca de dar el gordo del millón de euros, y de quedarme a un número, un montón de veces», añade.

21 años trabajando

Dice sentirse «afortunado» al haber contribuido a hacer mejor la vida de muchas personas. «En estos tiempos de crisis, se alegra uno el doble de repartir tanta alegría. Además, tengo la suerte de haber dado tres premios en 21 años. Otros compañeros, desafortunadamente, igual acaban sin dar ninguno», detalla Arboleya, que espera seguir con esta buena racha.

La ilusión de la ONCE es correspondida con el apoyo de los asturianos y asturianas a la labor social de esta Institución, adquiriendo sus distintos productos de juego y contribuyendo a la integración de la discapacidad en todas las facetas de la sociedad. El cupón de la ONCE ofrece, de lunes a jueves, un premio de 35.000 euros a las cinco cifras.