«Vi muchos críos crecer en las majadas, pero a ninguna madre ordeñar lobas para criarlos»

Asprón dejó bien clara su postura ante la situación del queso.
/
Asprón dejó bien clara su postura ante la situación del queso.

A. INGUANZO CANGAS DE ONÍS.

Con la experiencia como aval reivindicó la supervivencia de los pastores Artemio Asprón, cofrade de mérito del Gamonéu. A sus 86 años, después de majar en 15 vegas y dormir en 36 cabañas y tres refugios, se vio en la necesidad de aclarar que «vi familias con diez hijos salir adelante en el monte, pero a ninguna madre ordeñar lobas para criarlos». En clave de humor, pero no quiso dejar pasar la oportunidad de denunciar lo que a su juicio es una mala forma de gestionar un espacio que dio «mucha riqueza a estos pueblos».

«Sería importante que, quien tenga mano, pueda conseguir que se quiten los lobos de entre las vacas y que autoricen a quemar, porque las vegas quemadas dan pasto, los desbroces solamente cotoyas», razonó. Cansado de ver cómo es la vida de los ganaderos -porque pastores ya pocos quedan-, empeora a marchas agigantadas, pidió que las administraciones «les respeten». «Que no los lleven al paro, que allí ya hay demasiada gente». Y respecto a la insistente presencia del cánido en la zona, recordó que «la gente viene a los restaurante pidiendo cabrito y ternera, yo nunca vi a nadie pidiendo una ración de lobo y una árguma de postre».

Una forma distendida de contar una situación dura y que, palabra por palabra, compartieron los alcaldes de Cangas de Onís y Onís. José Manuel González (PP) y José Manuel Abeledo (PSOE) coincidieron en solicitar como «zonas libres de lobos» los terrenos de dentro y fuera del Parque Nacional de los Picos de Europa y solicitaron, con gran interés, «que se elabore con urgencia un censo real de ejemplares en esta zona». Ambos regidores demostraron que la elaboración del Gamonéu es «una prioridad» y aseguraron hacer todo lo que esté en su mano «para apoyar su elaboración y a los queseros», que a su juicio consiguen «piezas de tanta o mejor calidad que las de hace 30 años».