«Nos recuerda de dónde venimos»

José Luis García Delgado y los asturmexicanos Manuel Arango Arias, Antonio Suárez Gutiérrez y Gerardo Gutiérrez Candiani, ayer en el Archivo de Indianos de Colombres. /
José Luis García Delgado y los asturmexicanos Manuel Arango Arias, Antonio Suárez Gutiérrez y Gerardo Gutiérrez Candiani, ayer en el Archivo de Indianos de Colombres.

«Queremos ampliar el ámbito del Museo de la Emigración a nivel nacional», anunciaba Antonio Suárez, impulsor de este colectivo

TERRY BASTERRA

El Archivo de Indianos vivió ayer una jornada muy especial en la que se entrecruzaban los sentimientos. Por un lado era el lugar donde los Reyes de España acabaron su visita a Colombres, dentro de la entrega del premio al Pueblo Ejemplar que se le concedió a la capital de Ribadedeva. Pero también en este edificio llamado La Quinta de Guadalupe, en una de las salas de las plantas superiores, se reunieron buena parte de las personas que integran la Asociación de Amigos de la Fundación Archivo de Indianos y que han permitido garantizar la viabilidad de esta institución que atravesaba por un momento de dificultad económica.

Este colectivo lo forman 16 personas y, aunque todos no pudieron asistir a este encuentro de amigos que servía para dar visibilidad a la constitución de este colectivo, sí que estaban, entre otros, Antonio Suárez Gutiérrez, presidente y la persona que ha liderado toda esta iniciativa, Carlos Casanueva Varas, Manuel Arango Arias, Hugo Camou Rodríguez, Gerardo Gutiérrez Candiani, Ángel Peña Menéndez o Francisco Rodríguez García entre otros. Todos ellos ejemplos de emigrantes o descendientes de emigrantes que han logrado el éxito en el mundo empresarial y de las finanzas.

Algunos de ellos ya conocían el Archivo de Indianos de anteriores visitas a Asturias. Otros era la primera vez que contemplaban este bello edificio y los contenidos que aloja en su interior el Museo de la Emigración. Este era el caso de Manuel Arango Arias, hijo de emigrantes asturianos nacido en México que ayer vivió una jornada muy especial repleta de sentimientos. De hecho en el Archivo pudo ver un retrato de su padre que forma parte de los fondos que muestran aquel gran movimiento poblacional hacia América que experimento la región durante los siglos XIX y XX «Como hijo de un emigrante que marchó de Villazón, concejo de Salas, cuando tenía 15 años estoy muy agradecido a todos los que han hecho posible este proyecto del museo. Para mí es emocionante y algo muy grato ver todos sus contenidos sobre la emigración reflejados en las fotografías de estas salas que recuerdan aquellas personas. Estoy conociendo hoy (por ayer) el Archivo y me devuelve a aquella época», confesaba este empresario reconocido tanto por su trayectoria en el mundo de los negocios como por su compromiso social.

Para Arango Arias el de ayer fue un día también de recuerdos. «Lo que conocía de Asturias era por lo que nos contaba mi padre. No vine por primera vez hasta 1947 con 11 años cuando conocí al resto de mi familia y el pueblo de mi padre. También el campo, porque yo soy un niño de ciudad», rememoraba este emprendedor presidente de una importante compañía inmobiliaria, socio fundador del Grupo Cifra y también muy vinculado al sector turístico, quien aseguraba que «me identifico totalmente con este lugar». «Agradezco a los que han impulsado este Museo de la Emigración y ojalá que desde la Asociación de Amigos podamos ayudar a que este proyecto continúe en el tiempo», confió Arango Arias.

Ángel Peña Menéndez es otro emigrante, aunque en su caso abandonó España en los 90. Este langreano de La Felguera lleva 23 años en México, aunque trata de venir dos o tres veces al año a su tierra natal y cuando no falla es en navidades. Para él las visitas al Archivo de Indianos, como la que realizó ayer, también suponen una acumulación de sentimientos. «Se ve este museo con mucha añoranza. Sólo hay que ver las fotografías de aquellos primeros emigrantes para sentirlo», apuntaba.

En cuanto a la Asociación de Amigos del Archivo de Indianos, de la que forma parte, considera que «es una forma de devolver algo a nuestras raíces y no perder ese vínculo con esta tierra. Nos recuerda de dónde venimos». También indicó que en este colectivo existe «una comunicación abierta» entre sus miembros y con la fundación, y apuntó también que estará abierta a la incorporación de emigrantes de otros países además de México.

Y es que el país azteca aglutina en la actualidad a todos los miembros de esta asociación, pero la idea es que se sumen a este proyecto también personas o descendientes de aquellos que marcharon a Centroamérica y Sudamérica en busca de una vida mejor. Así lo apuntaba Antonio Suárez Gutiérrez, presidente de la Asociación de Amigos del Archivo de Indianos, además de presidente y fundador de la conservera Grupomar-México, entre otra serie de empresas. «Queremos que ampliar el ámbito del Museo de la Emigración a nivel nacional, aunque por el momento estamos empezando por el norte», apuntaba Suárez y recordaba que entre los miembros de la asociación hay dos con raíces en la vecina Cantabria: Fernando Guerra y Guillermo González Nova. «En el futuro también queremos contar con miembros en la asociación de Centroamérica y Sudamérica», ratificaba. Pero también ponía en valor a las personas que forman parte de esta etapa inicial de la asociación, entre los que «hay gente con muchísima importancia empresarial en México».

Más de 60.000 documentos

La entrada de la Asociación de Amigos en el Archivo de Indianos va a permitir, tal y como explicaba el presidente de esta institución, José Luis García Delgado, desarrollar nuevas líneas de trabajo en la institución. Por un lado se van a digitalizar los fondos, más de 60.000 documentos facilitados por 150 sociedades distintas. Pero también se van a realizar estudios sobre los socios fundadores y se recogerán las trayectorias empresariales de aquellos emigrantes y descendientes de emigrantes a los que, tras mucho trabajo al otro lado del Atlántico, la fortuna les sonrió.

A nivel institucional la Asociación también va a tener un peso importante en el Archivo. Miembros de este colectivo pasarán a formar parte también del Patronato y este último órgano «tendrá que rendir cuentas ante la Asociación de Amigos». «No van a ser dos entes separados. Van a estar comunicados», explicaba García Delgado.

También se encontraba ayer en el Archivo de Indianos Rafael Segura, quien durante 14 años fuera presidente del Centro Asturiano de México D. F., una institución que cuenta con 36.000 socios. Segura se congratulaba de que los gestores del Archivo «hayan conseguido este gran apoyo» para asegurar la viabilidad de la institución. Y tampoco le extrañó que sean emigrantes asturianos en México o sus descendientes los que hayan 'arrimado el hombro' para evitar que el Archivo atraviese una situación crítica. «Toda Asturias, pero en especial la zona oriental, tiene mucho peso en México. De ahí todo el apoyo que se le está dando desde allí al Archivo». Y todo ello teniendo en cuenta que tanto la institución como el Museo de la Emigración son prácticamente desconocidos para la gran mayoría de aquellos emigrantes.

 

Fotos

Vídeos