Un empresario de canoas cede un espacio para el ansiado Museo del Sella

Inmueble que cede un cangués para el Museo del Sella. /
Inmueble que cede un cangués para el Museo del Sella.

Se trata de un inmueble a rehabilitar situado en El Portazgo y que podría atender la demanda de los Amigos de Parres y La Cultural de Ribadesella

JUAN GARCÍA

Un empresario de canoas está dispuesto a ceder el espacio necesario para crear y albergar el futuro Museo del Sella. Se trata de un inmueble a rehabilitar en el que se podrían y exhibir los fondos que forman parte del legado de Dionisio de la Huerta, fundador de la Fiesta de Piraguas. El empresario en cuestión es el cangués Ricardo Soto Zaragoza, 'Calo', propietario de la Escuela Asturiana de Piragüismo. Su propuesta pasa por ceder para estos fines la antigua cuadra y molino de la Finca Fundición de Coviella, ubicada en El Portazgo, en las inmediaciones de Arriondas. Si la propuesta sale adelante, la vieja aspiración de Parres y Ribadesella podría ver la luz en el vecino concejo de Cangas de Onís, justo al lado del punto de salida del Descenso Internacional del Sella.

Los Amigos de Parres, por un lado, y la Sociedad Cultural y Deportiva de Ribadesella, por otro, siempre intentaron crear un museo dedicado a la gran fiesta de Asturias. Un sueño que ahora podría convertirse en realidad a través de la Asociación Amigos de Dionisio de la Huerta, propietaria de todo su legado y de este empresario de turismo activo, titular del edificio que podría convertirse en sede permanente y definitiva donde recordar la historia del Sella. El museo albergaría todo el legado del fundador, pero también otros muchos elementos donados por piragüistas de diferentes épocas y otras asociaciones. Según explicó Titu Manzano, presidente de los Amigos de Parres y miembro de los Amigos de Dionisio, «hay muchísimo material acumulado que podría formar parte del museo». Ambos colectivos ya se han puesto manos a la obra para seleccionar y compendiar toda la documentación y material acumulado para proceder a su distribución por secciones en función de su interés.

Para que el Museo del Sella sea una realidad, antes habrá que reconstruir el inmueble, actualmente en ruinas. Todas las gestiones urbanísticas deberían hacerse ante el Ayuntamiento de Cangas de Onís, al que pertenece el área del Portazgo. La financiación del proyecto de rehabilitación es otra cuestión que aún está en el aire, aunque todas las partes implicadas en el mismo entienden que el lugar es 'idóneo' para un equipamiento de estas características. Al final, la industria de la canoa turística va camino de convertirse en mecenas y sostén de una historia festiva y deportiva de la cual dependen.