Apuesta por la plantación de viñas en el Palacio de Nevares

Los terrenos donde se plantarán los viñedos, en la finca del Palacio de Nevares. /
Los terrenos donde se plantarán los viñedos, en la finca del Palacio de Nevares.

A. INGUANZO ARRIONDAS.

Un nuevo reto para el campo en la comarca oriental. El Palacio de Nevares contará con una marca propia de vino y, para ello, en los próximos meses se procederá a la plantación de 4,5 hectáreas de viñedos. Ana Martín y Pepe Hidalgo son dos prestigiosos asesores vitivinícolas que han puesto su mirada en este rincón del concejo de Parres. Cuando a través de un amigo común, el periodista Pepe Iglesias, contactaron con el Grupo Nature, no dudaron en ver viabilidad a un proyecto que podría alzarse como «una alternativa al abandono del campo». Así lo cree Antón Puente, empresario parragués que junto a Tomás Álvarez Aja capitanea esta compañía.

La primera pregunta de los expertos fue, ¿una viña cerca de Arriondas?. «Sin precedentes de este tipo de plantaciones en la zona, no dejaba de ser un reto conseguir que saliese adelante pero, antes, teníamos que realizar muchos estudios», explica Hidalgo. Durante tres meses se estuvieron realizando mediciones climáticas desde el punto de vista vitícola, a través de datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología de tres estaciones de los alrededores y finalmente, aunque en los límites del éxito, el resultado fue favorable. Tras el análisis de la tierra, y eligiendo para la plantación los terrenos de la finca de Nevares situados más al Sur, se pudo concretar además el tipo de uva que podría plantarse, apuntando únicamente a variedades blancas, «que tienen un ciclo muy corto de maduración, entre la primavera y el fin del verano», concreta Martín.

Finalmente será una autóctona, natural de Cangas del Narcea: la uva Albarín. Se trata de una uva recomendada como variedad de vinificación en el Principado de Asturias y también autorizada en Cantabria y Castilla y León. Es de maduración temprana y muy aromática, dando lugar a vinos con olores moscatel, florales y afrutados, buena graduación alcohólica y fresca acidez.

Tres años de espera

Se comenzará a plantar la viña a partir de enero y febrero del próximo año y no comenzará a brotar un volumen significativo para su tratamiento hasta cumplirse los primeros tres años. Entonces, se espera tener lista una innovadora bodega y poder producir en la primera cosecha hasta 30.000 botellas de vino. De forma paralela, se espera plantar 6 hectáreas de manzanos y elaborar también sidra en un llagar propio. Ambas instalaciones se acomodarán con la intención de que los visitantes puedan disfrutar de todo el proceso. Como casi todo lo que hace el Grupo Nature, siempre con vistas al turismo.

El Palacio de Nevares será rehabilitado en los próximos meses y quedará dotado con 4 o 5 habitaciones. El resto de las instalaciones se destinarán a la celebración de eventos. Habrá un jardín, picadero de caballos y también un centro de transformación de alimentos, donde se prevé experimentar con la elaboración de mermeladas, confituras y orujo.

La parte más interesante a nivel social de este proyecto es ese estudio de viabilidad de la plantación de uva en este ala de Asturias. «Tanto en costa como en interior, creemos que podría tener buen futuro», afirman los expertos.