Cofiño, un pueblo convertido en resort

Vista aérea capturada desde un dron esta pasada semana del complejo construido en el pueblo parragués de Cofiño. /
Vista aérea capturada desde un dron esta pasada semana del complejo construido en el pueblo parragués de Cofiño.

El complejo turístico Puebloastur, propiedad del Grupo Nature, abrirá sus puertas el próximo mes

ANDREA INGUANZO

La tranquilidad y el confort hechos hotel y más cerca de lo que se puede pensar. Puebloastur, el resort de lujo que desde hace dos años y medio lleva tomando forma en la localidad parraguesa de Cofiño, abrirá las puertas a principios del próximo mes de diciembre. Cuenta atrás para la inauguración de unas instalaciones que llegan para romper con los canones del turismo en la comarca oriental y en el resto de la región o incluso del Norte de España.

El lujo elevado a su máxima expresión, la comodidad por bandera y un perfecto mimetismo con el entorno natural del pueblo de cuyo paisaje forma parte activa, son las mayores bazas de este nuevo reto empresarial que se ha puesto por delante llevar a lo más alto el Grupo Nature. Este complejo turístico es un producto cinco estrellas en el que se aunan diferentes elementos como naturaleza, gastronomía, tradición rural y confort. A pesar de su enfoque de súper lujo, sus instalaciones están pensadas para acoger a cualquier persona que desee disfrutar de una jornada de asturianía. El resort está situado en el corazón de esta aldea parraguesa y tal y como está diseñado su proyecto buscaba y consiguió devolverle la vida, la tradición y la esencia. Y es que, además de formarse como un hotel de cinco estrellas con 30 habitaciones, se han ido levantando y restaurando edificios que han dado forma al trazado de las calles, plazas y rincones singulares de Puebloastur. Incluye cuatro villas o quintanas para uso familiar, independientes del resto de las instalaciones, que estarán dotadas de servicios propios de un hotel de lujo y donde los huéspedes podrán convertirse en verdaderos anfitriones.

Junto al hotel se ha dado forma además al Spa&Fitness Valle del Sueve, donde se ofrecerá al cliente un paso más allá dentro de la relajación de este tipo de equipamientos, pensando en tratamientos de salud especializados, masajes, ectétera. El agua será un elemento importante aquí y también en la piscina exterior, todo un lujo sumado al paisaje. El resort cuenta además con dos restaurantes, cuyo equipamiento se ha ciudado al milímetro, con una oferta muy diversa y de un alto nivel culinario. Se espera que, aunque no en exclusividad, por los fogones pasen las maestras manos del chef Ramón Celorio.

No habrá papel ni grifos

Lo que Puebloastur busca es romper con cualquier estereotipo y, a la vez, crear el máximo confort. Por poner un ejemplo, entre otras muchas singularidades, en el complejo hotelero no habrá papel. Ni cartas ni sobres. Todo se gestionará a través de tablets, como room service, reservas para el spa, un tratamiento específico de wellness, mesa en los restaurantes, acceso a la prensa internacional o solicitar servicios externos (taxi, transfer, etcétera). Tampoco existen los grifos, todo se gestiona a través de la domótica.

Y es que lo importante de todo este proyecto es el concepto, un aspecto más que cuidado que no deja lugar a la imaginación. No se reproduce la vida en un pueblo, directamente se vive. El resort está totalmente mimetizado con el entorno, hasta el punto de que el Grupo Nature ha invertido en mejora de caminos, accesibilidad, soterramiento de cables y muchas cosas más. Cofiño era un pueblo apagado, que ahora brilla con luz propia gracias a este proyecto turístico que, lejos de cerrar las puertas solo a sus clientes, pretende habilitar todo un recorrido por sus tradiciones y costumbres a todo aquel que quiera disfrutar de unas expléndidas instalaciones e incomparables vistas de montaña, con el Sueve como principal escenario.

Otras de las grandes apuestas de Puebloastur es el arte, con una exposición permanente de vanguardias que contrasta con su entorno, enriqueciéndolo, y que tiene en la imponente escultura del Newton de Dalí su máximo exponente. 'El gigantón negru', como le conocen ya en el pueblo.

En su filosofía se han cuidado también los materiales de construcción y del equipamiento y se ha apostado por la climatización geotérmica, que supone un ahorro del consumo y un respiro para el medio ambiente. Como curiosidades, se podría destacar que las dos suites dobles, con un espacio de 360 metros cuadrados, tienen un precio en alquiler de 2.300 euros la noche, en conjunto. Y, por otra parte, que sin ni siquiera haber abierto sus puertas ya cuenta con dos ofertas para la celebración de bodas este próximo año.

Con todos los ingredientes para convertirse en un referente a nivel local, regional e incluso europeo, Puebloastur cuenta con grandes profesionales de su mano. De dirigir el resort se encargará Ricardo Silvestre, y en la tarea del interiorismo y la decoración de todo el complejo ha estado al frente Kiko Lamata, jef de proyectos del Grupo Nature. Son alrededor de 35 los trabajadores que ya se han seleccionado, todos procedentes de la comarca oriental, cercanías e incluso el propio pueblo de Cofiño. Únicamente resta contar los días para su inauguración.