Cangas, Parres y Piloña plantan a Ribadesella en la primera cumbre de Piraguas

El Consistorio riosellano convocó la reunión para tratar también otros temas como la ordenación turística del río o los chiringuitos ilegales

JUAN GARCÍA

La primera cumbre intermunicipal sellera, la primera reunión convocada entre los ayuntamientos ribereños para analizar la situación de la Fiesta de las Piraguas y sentar las bases de una futura estrategia común en defensa, fomento y promoción del Descenso Internacional del Sella, ha fracasado. La reunión fue convocada por el Ayuntamiento de Ribadesella para las seis de la tarde del miércoles, pero a la cita no acudió ninguno de los otros tres consistorios. Cangas de Onís, Parres y Piloña dejaron plantado al anfitrión, al promotor de una cumbre surgida para hablar no solo de la fiesta, sino también de la ordenación turística del río Sella y la proliferación de chiringuitos ilegales en su ribera.

La convocatoria se hizo por carta nominal dirigida a los alcaldes de las tres localidades del interior y se reforzó mediante conversaciones personales telefónicas. Sin embargo, Parres y Piloña no enviaron a ningún representante ni excusaron su ausencia. Solo el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González Castro, confirmó la imposibilidad de su asistencia, comprometiendo la presencia de uno de sus concejales, que tampoco se personó. La alcaldesa de Ribadesella, Charo Fernández y los concejales Pablo García y Jorge Núñez se quedaron con un palmo de narices. Esperaron hasta las seis y media de la tarde, pero como nadie se presentaba, acordaron levantar la sesión. Ninguno de los tres quiso valorar el descortés comportamiento de sus convecinos, pero confirmaron que Ribadesella no piensan realizar ningún nuevo movimiento en torno al Sella hasta que no lleguen las correspondientes disculpas.

Lo acontecido el miércoles ha sentado muy mal en el ámbito vecinal. En Ribadesella lamentan que existan clubes deportivos de Cangas de Onís y Parres que estén reclamando un vestuario en la ría del Sella y «que sus representantes políticos no muevan un solo dedo para respaldar o negociar esa reivindicación deportiva ante el Ayuntamiento de Ribadesella», destacó Carlos Piélagos. Este también cree que la reunión se podría haber aprovechado para abordar todos aquellos asuntos que en los últimos tiempos rodean al mundo de la piragua, desde la creación de una zona para el desembarco de canoas en los Campos de Oba hasta la puesta en marcha del Museo del Sella.

Tampoco en Arriondas sentó muy bien la ausencia del alcalde de Parres, Emilio García Longo o de uno de sus concejales a una reunión de interés general para la inmensa mayoría de los parragueses. El presidente de la Asociación Cultural Amigos de Parres, Titu Manzano, calificó el hecho como «lamentable e incompresible, así que solo espero que exista una excusa seria y se disculpen», dijo. Este también lamentó que el Ayuntamiento de Parres siga sin realizar movimiento alguno en torno al Museo del Sella y «mantenga paralizado» el expediente para darle el nombre de Javier Hernanz al polideportivo municipal de Arriondas. «Creo que la reunión convocada por el Ayuntamiento de Ribadesella se merecía mucha mas atención por parte de nuestro ayuntamiento y del resto de consitorios ribereños invitados», añadió Titu Manzano.