Una anomalía en el depósito de Pendás deja a Arriondas sin suministro de agua potable

Un hombre lee uno de los bandos emitidos por el Ayuntamiento de Parres para informar a la población de la incidencia. /
Un hombre lee uno de los bandos emitidos por el Ayuntamiento de Parres para informar a la población de la incidencia.

La incidencia se detectó en la mañana de ayer y el Ayuntamiento dio aviso al hospital, a los centros educativos y colocó bandos en la villa

TERRY BASTERRA

Una anomalía detectada en el depósito auxiliar de Pendás ha llevado al Ayuntamiento de Parres a pedir a los vecinos de Arriondas que, de forma preventiva, no utilicen el agua corriente para el consumo humano. Esto es ni para comer ni beber, aunque sí se puede usar para lavar la ropa o los platos. El problema se localizó a las 9.04 horas de la mañana de ayer por parte de los servicios técnicos municipales. Detectaron una anomalía en la red de abastecimiento y que el agua que provenía de ese depósito auxiliar -el principal es el de La Toya que funciona correctamente- estaba turbia y desprendía un olor que no era habitual. Inmediatamente el Ayuntamiento puso los hechos en conocimiento del Departamento de Salud Pública, se clausuró el depósito y se limpiaron las redes de abastecimiento.

Nada más detectarse el problema el Consistorio también se puso en contacto con el hospital, la residencia del mayores y los centros educativos de la localidad para comunicarles la incidencia y pedirles que no utilizasen el agua corriente para el consumo humano. De forma paralela se colocaron bandos informativos en el casco urbano de Arriondas en los que se realizaba la misma recomendación a la población.

El alcalde de Parres, Emilio García Longo, explicaba ayer que «se están haciendo analíticas para determinar las causas que han provocado esta incidencia y también para que nos digan cuándo hay garantías de que la red ha recuperado la normalidad y se puede volver a consumir el agua». El regidor considera que en este tipo de cuestiones debe primar la prudencia y por eso desde el Ayuntamiento se ha solicitado a los vecinos que no beban ni cocinen con agua hasta que se certifique que el suministró ha recuperado la normalidad.

Además el Consistorio de Parres ha puesto los hechos en conocimiento del Seprona para que investigue si la anomalía detectada con el agua que proviene del depósito auxiliar de Pendás es consecuencia de alguna acción irregular.